sábado, julio 30, 2016

¿El Cardenal Cipriani es anti-mujer o favorece la violencia? #VamoADecirLaVerdad
9:36 p.m.

¿El Cardenal Cipriani es anti-mujer o favorece la violencia? #VamoADecirLaVerdad


Hoy el programa Diálogos de Fe causó roncha. El Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani, denunció abiertamente la “carnicería” televisiva contra el cuerpo de las mujeres. Pero ese no fue el ángulo de los titulares (cómo se van a criticar a ellos mismos).

Por cierto, ¿cuántos de los indignados –entre los cuales he visto muchos piadosos católicos– vieron el programa completo? Ah, ok. Pueden verlo completo en este enlace.

Por ejemplo, Perú 21, ese “serio” tabloide del Grupo El Comercio que alimenta sus portadas dominicales con la para-nada-cosificación-de-la-mujer, “Chica 21”, se rasgó las vestiduras: “Juan Luis Cipriani tuvo polémicas declaraciones sobre el abuso a la mujer”. ¿Las polémicas declaraciones?

“Creo yo que esos medios de comunicación que constantemente difunden violencia, violencia también contra la mujer, y también que difunden ese abuso del cuerpo como atracción física carnal en horarios y de maneras muy sutiles, pero van creando toda una situación que luego las estadísticas nos dicen que hay abortos de niñas, pero no es porque hayan abusado de las niñas, son muchas veces porque la mujer se pone como en un escaparate, provocando”.

Y el mundo perdió la cabeza. La República publicó: “El Cardenal de Lima, Juan Luis Cipriani, olvidó el papel de conciliador e impulsor de valores que le toca cumplir para referirse de forma lamentable al papel que deberían, a su juicio, cumplir las mujeres (…) insinuó que las mujeres son las responsables de los ataques sexuales en su contra”. Qué abuso. ¡Imagínense! Ahora, robándome el sarcasmo de Jorge Villena… La República nos seduce con escotes.
Recordaré rápidamente cómo Latina, fumándose por completo el horario de protección al menor, mostraba en diminuto bikini a una participante de Los Reyes del Playback, hace apenas un par de días.

Claro, esa “carnicería” no denigra a la mujer. De eso para qué hacer noticia. De eso #NiUnaMenos.

#VamoACalmarno

Ya hay un preciso comunicado aclaratorio del Arzobispado de Lima:
Pero vale resaltar otras frases importantes del programa sabatino del Cardenal que pasaron desapercibidas (¿ocultadas?) durante el farisaico escándalo:

Hay una campaña para dañar la dignidad de la mujer en su ser mujer y en su ser madre”.

“También yo diría: mujeres también recuperen el respeto para no ser usadas como carnicería en la televisión, su cuerpo no es una atracción puramente sexual”.

“Es también una tarea importante de los padres de familia, de los colegios, y de los medios de comunicación, no utilizar tan fácilmente la atracción sexual como un producto comercial”.

#VamoADecirLaVerdad

Creo que una magistral intervención en este melodrama armado por los medios contra el Cardenal es la de la periodista Jessica Tapia.
Ni qué decir que eso valió que la ataquen. Pero ningún medio o feminista, naturalmente, ha levantado la voz denunciando en este caso “violencia contra la mujer”. No pues, para las feministas las mujeres que apoyan el argumento enemigo no merecen defensa.

Así como para el presidente del movimiento homosexual de Lima, Gio Infante, los homosexuales que prefieren que su preferencia sexual se mantenga en el ámbito privado son enemigos y deben ser sacados del clóset “a patadas”. En esa misma línea van sus estándares de “crímenes de odio”.
El Cardenal, ¿enemigo histórico de las mujeres?

Acá lo que se quiere posicionar es una mentira repetida. Como pasa aún con aquello de que el Cardenal supuestamente dijo que los derechos humanos son una cojudez. Eso ya está harto desmentido, pero no falta “periodista” o activista anti Iglesia que repita la misma patraña.

Para revelar hasta qué punto este argumento de las feministas contra el Arzobispo de Lima es una mentira colosal, basta un dato. ¿Recuerdan el asunto de las esterilizaciones forzadas? Hoy las feministas lo reclaman como su denuncia bandera, pero callan radicalmente sobre cuán asociadas estaban a Fujimori en aquellos días y cómo aplaudieron la política esterilizadora.

Y no solo eso: recibieron millones de dólares para apoyar la política de planificación familiar del ex presidente.

Volviendo al Cardenal. En aquellos días de feminista alianza con las esterilizaciones, el hoy Arzobispo de Lima calificaba esta práctica como “un atentado a la dignidad de la mujer” y demandó que “si el ministro de Salud quiere tratarnos como animales, hay que botarlo del Ministerio”.

¡Qué diferencia! ¿Quién defendía entonces a las mujeres?

¿Por qué atacar al Cardenal? Esta es fácil

Solo veamos quiénes han sido los primeros que han salido a disparar contra el Arzobispo de Lima: Anticlericales, congresistas, políticos, medios y figuras públicas a favor del aborto y del mal llamado “matrimonio” gay – posturas que el Cardenal, como buen pastor, férreamente ha criticado.

Entonces, #VamoACalmarno y a decir las cosas claras: El Cardenal no ataca a las mujeres, no las insulta ni las responsabiliza de las violaciones. Al contrario, las defiende y promueve un mayor respeto y una mejor educación.

FOTO: Captura de video / Diálogos de Fe / RPP.
Publicar un comentario