viernes, diciembre 11, 2015

La Mansión Playboy: ¿Casa de fantasías o del terror?
10:50 p.m.

La Mansión Playboy: ¿Casa de fantasías o del terror?

Los días de "gloria" de Playboy como la gran estrella de la pornografía probablemente han quedado atrás. Sus propias creaturas -los derivados pornográficos de sus revistas, lo digital- la han desbancado, y es probable que para los jóvenes de hoy Playboy suene a algo tan anciano como su fundador, Hugh Hefner, el "Hef".

Hace diez años, en un esfuerzo de rejuvenecer la marca Playboy, Hefner lanzó un programa televisivo que buscaba exhibir lo supuestamente maravilloso de su fantasía sexual: su convivencia diaria con sus varias "novias". Una oda a la poligamia producida a manera de reality.

En el programa, claro, todo era color de rosas. Las tres mujeres que lo co-protagonizaban mostraban lo divertida y lujosa que era la vida como amante del dueño de Playboy. The Girls Next Door, "Las chicas de al lado", se llamaba el show.

Pero algunas de las protagonistas del programa, entre otras varias "novias" de Hefner, han sacado a la luz lo poco glamoroso de la vida en la Mansión Playboy.

Aquí algunos de sus relatos, y obvio muchos de las más sucios:

1. "Todos piensan que la infame reja de metal servía para mantener a la gente afuera. Pero llegué a sentir que servía para encerrarme dentro". Holly Madison, en su libro "Down the Rabbit Hole: Curious Adventures and Cautionary Tales of a Former Playboy Bunny".

2. "Es como una prisión. (...) Cuando estás aquí tienes que estar para el toque de queda de las 9 p.m. No te está permitido invitar amigos a verte". Carla Howe, en declaraciones a The Mirror.

3. "Cada mañana de viernes teníamos que ir a la habitación de Hef, esperar que recogiera toda la caca de perro de la alfombra, y luego pedir nuestra pensión: mil dólares contados en billetes nuevos de 100 dólares de una caja fuerte en uno de sus estantes. Todas odiábamos este proceso. Hef siempre usaba la ocasión para mencionar cualquier cosa por la que no estaba feliz sobre la relación. La mayoría de las quejas eran sobre la falta de armonía entre las novias -o la falta de participación sexual en las 'fiestas' que hacía en su habitación. Si habíamos estado fuera de la ciudad por cualquier razón y nos perdimos una de sus noches oficiales de 'salida' (cuando Hefner lleva a las chicas a las discotecas), no nos quería dar la pensión. La usaba como un arma". Izabella St. James en su libro "Bunny Tales: Behind Closed Doors at the Playboy Mansion".

4. "Quizás era la hierba (marihuana) y el alcohol, pero ahogarme parecía ser el camino lógico para escapar de la vida ridícula que llevaba". Holly Madison en su libro "Down the Rabbit Hole: Curious Adventures and Cautionary Tales of a Former Playboy Bunny".

5. "No podíamos tener otros trabajos que pagos por apariciones", dijo Kendra Wilkinson en entrevista con US Weekly.

6. "Tenía que estar muy ebria o fumar montones de hierba para sobrevivir esas noches (de sexo con Hefner)". Kendra Wilkinson en el programa I'm a Celebrity.

7. Cuando Hefner tiene sexo con sus "novias" "no hay protección y no hay pruebas (de enfermedades). A él no le importa", dice Jill Ann Spaulding en su libro "Jill Ann: Upstairs".

¿Así o más claro el sufrimiento de las mujeres tras la máscara de sonrisas y lujo en la industria del sexo?

Foto: Hugh Hefner junto a Holly Madison, Bridget Marquardt y Kendra Wilkinson, protagonistas del reality "The Girls Next Door". Crédito: Flickr de Sarah Gerke.
Publicar un comentario