sábado, mayo 09, 2015

Las playas trujillanas y las olas del olvido
12:49 p.m.

Las playas trujillanas y las olas del olvido

Así lucía el malecón de Buenos Aires en noviembre de 2011 en una foto que me remitió Aibel Melgar.

Yo he visto cómo lo que era antes un -descuidado, eso sí- boulevard frente al mar se convertía en escombros, rocas y desmonte en Buenos Aires. He visto cómo a las 10 de la mañana la gente seguía sacando el mar de sus casas con balde en mano. He presenciado los esfuerzos desmedidos por salvar sus propiedades frente a la furia del mar... en 2011.

Por azares del destino, la segunda mitad de 2011 me encontró trabajando en Diario Correo en Trujillo. Estaba a cargo, la mayor parte del tiempo, de la página central.

En esos días visité Buenos Aires, probablemente la playa más afectada por la erosión costera, una y otra vez. Y cada día era peor que el anterior.

Llegó un momento en que, entre rocas, sacos de arena y las casas al borde del colapso, la zona parecía afectada por una guerra.

Para los vecinos de Buenos Aires la playa ya no era siquiera un sueño, lo de ellos era esperar que la siguiente madrugada no los sorprenda nadando en sus propias habitaciones.

Entonces llegó el viceministro de transportes, Antonio Chang, a participar de una mesa de alto nivel, con todos los involucrados y unos asesores españoles contratados para encontrar la solución definitiva.

Y se las dieron: Había que enarenar las playas. A camionadas, con dragas, con lo que sea. Enarenar. Hasta había un presupuesto.

Pero entonces nadie quería cargar el problema. Los congresistas responsabilizaron al gobierno regional y el presidente regional responsabilizó a los congresistas.

Las dragas que prometió el entonces presidente Alan García nunca cumplieron su misión.

Cuatro años después, veo una vez más las quejas por el oleaje. Otra vez las playas en peligro. Nuevamente las calles de Buenos Aires inundadas.

En su oportunidad, el gobierno aprista con todo a su favor -presidente del país y presidente regional- no hizo nada a favor de las playas trujillanas. ¿Queda esperanza de acción con un gobierno nacional de salida y a puertas de elecciones?

¿O serán, inexorablemente año a año, arrasadas por las olas del olvido?
Publicar un comentario