martes, septiembre 17, 2013

El editor de Caretas empuña pluma contra el Arzobispo de Trujillo. Y falla.
8:32 p.m.

El editor de Caretas empuña pluma contra el Arzobispo de Trujillo. Y falla.

Con esto, de seguro Bedoya deja de ser "fan" del Papa Francisco. Vía Memes Católicos.
Cuando alguien tiene que ser tan pródigo en adjetivos como lo ha sido hoy Jaime Bedoya contra el Arzobispo de Trujillo (Perú), Mons. Miguel Cabrejos, es porque los argumentos le son escasos.

A saber, Bedoya le dijo a Mons. Cabrejos: oscurantista, medieval, excluyente, fundamentalista, de curiosidad subdesarrollada, triste, tétrico, primitivo, retrógrado, conservador.

Y todo porque el Arzobispo de Trujillo, haciendo lo que debe hacer, explicó por qué las uniones homosexuales no tienen pies ni cabeza desde una perspectiva profundamente antropológica, social y, claro está, cristiana.

Pero Bedoya quiso enfrentar al Arzobispo presentándose como un buen católico, de esos que "no pisamos una iglesia católica hace años". Y lo amenaza así:

(Disculparán, los paréntesis son míos. No podía dejar de "editar" al editor de Caretas)

"Y que (debería ser 'qué') ganas (aquí va un 'de', el editor de Caretas tiene un problema de 'queísmo') que el Papa Francisco, el que no protege pederastas ni quiere oros vaticanos – el que dijo refiriéndose a los homosexuales '¿quién soy yo para juzgarlos (aquí falta un '?', para cerrar la interrogación)' – pise pronto este país y mande al carajo a algunos de sus subordinados. Ese día Jesús sonreirá".

Bien, démosle algo de crédito a Bedoya. Al menos leyó cinco palabras del Papa en todos estos años sin pisar una iglesia católica.

Lo que sí dijo el Papa -la frase completa- es:

"Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo? El Catecismo de la Iglesia católica lo explica de forma muy bella esto".

"¿Catecismo? ¿Qué es eso?" dirá, seguramente, el buen católico-que-no-va-a-la-iglesia Bedoya.

Bien, el Catecismo dice, entre otras cosas, "de forma muy bella" de acuerdo al Papa, que las relaciones homosexuales "no pueden recibir aprobación en ningún caso".

Entenderá entonces Jaime Bedoya por qué el Arzobispo escribió lo que escribió y que el Papa -al que aparentemente el editor de Caretas admira- lo respalda.

Por lo demás, el estudio de Mark Regnerus en 2012 -muy vapuleado ideológicamente pero no desmentido en estudios- reveló que los niños criados por parejas homosexuales tienen un promedio más bajo en niveles de ingresos económicos cuando son adultos, y padecen más problemas de salud física y mental, así como mayor inestabilidad en sus relaciones de pareja.

Peléate con la ciencia, no con el Arzobispo de Trujillo, Bedoya.
Publicar un comentario