jueves, abril 25, 2013

La genial Asu Mare no representa al "cine peruano", lo supera
1:41 p.m.

La genial Asu Mare no representa al "cine peruano", lo supera

Carlos Alcántara en Real Plaza de Trujillo.
Foto: Facebook Tondero Producciones
Es muy poco probable que haya un "boom" del cine peruano a raíz de "Asu Mare". Y eso, simplemente, porque la producción basada en el unipersonal de Carlos Alcántara, "Cachín", nada tiene que ver con el cine al que nos tienen acostumbrados los directores y productores nacionales: calatas, drogas, el mundo es un asco, más calatas, una calata famosa, y el Perú está lleno de cosas muy tristes.

Porque claro, nuestro "cine peruano" está lleno de directores muy "artistas", que intentan relatar el "drama humano" en el que nunca hay solución, todo está fregado, para qué vivir. Nada importa, la "nada nadea". Y hay casos de pésimas imitaciones de películas estadounidenses.

Y luego están los directores y productores que, a sabiendas de la pésima calidad de sus películas, de rodillas imploran "apoya al cine nacional, por favor". Pésimas animaciones, con aún peores argumentos, intentan cobrarte lo mismo que las demás en cartelera. Apelando, nuevamente al "por favor, apoya al cine nacional".

"Asu Mare" no se llevará ningún Óscar, probablemente. Pero no lo necesita. Se lleva el cariño de la gente, las risas inacabables, los que lo vieron por dos o más veces, los que -solamente en Trujillo, no quiero ni imaginar Lima- seguían formando colas inacabables en los cines una semana después del estreno.

De paso, la producción de "Asu Mare" no costó lo mismo que una de esas continuaciones de Crepúsculo. Y aún así, la derrotó. Queda claro entonces, que el asunto central en una buena película -lo cual no quiere decir que no importe en absoluto- no es la plata.

Triunfador -e histórico- aviso en el Facebook de Tondero Producciones
No es un humor burdo de programa televisivo de fin de semana tampoco, como para el que haga la generalización, vinculando la masiva asistencia a la lectoría de diarios "chicha".

Quienes ya habíamos tenido el placer de asistir a su unipersonal gozamos bien en la función de cine. Personalmente, me divertí como nunca antes en ninguna película peruana.

Y no hubo la ya característica -y patética- escena innecesaria de calatas que acompaña a buena parte de las producciones hispanoamericanas.

¿Cómo repetir el éxito de "Cachín" y generar un "boom" del cine peruano? Quizás eso se de cuando los directores y productores piensen más en el público, en cumplir con ellos, en entretenerlos, en buscar en verdad sintonizarlos y no ofrecerles simplemente la visión de un guionista o un director que quieren hacer "arte" y nada más.

Bueno, es mi humilde opinión. No soy un cinéfilo, crítico de cine, ni nada parecido. Soy solo un espectador más que quedó satisfecho, por primera vez, con una espectacular película hecha en Perú.

Por supuesto, el trailer:

Publicar un comentario