sábado, enero 12, 2013

Vincular a la tauromaquia con "Gringasho" ya es irracional
12:57 p.m.

Vincular a la tauromaquia con "Gringasho" ya es irracional

Sí, es en serio, no es un montaje. Este grupo antitaurino hace una relación -bastante forzada- buscando crear la ¿conciencia? de que si fomentas las corridas de toros en tus hijos, estos podrían ser futuros "Gringashos".

Intentos de campaña antitaurina como este me dan bastante que pensar. En principio, ¿a "Gringasho" le gustaban las corridas de toros?

Ya les dije en otro post: no me gustan las corridas de toros. Me aburren. Ni las justifico, ni las defiendo, ni las condeno.

No conozco, por otra parte -ya podrán corregirme ustedes- a matador alguno (de toros), que se haya convertido en un asesino serial, frío y despiadado de seres humanos.

Debo anotar también, para el curioso, que nunca he matado un solo pajarito. Desde pequeño, mi madre se deleitaba mostrándonos a mí y a mis hermanos la ternura de los animales. Recuerdo aún un tiempo en que un ave anidó en un árbol del jardín de la casa, y mis padres nos llevaban a ver cómo crecían los polluelos, hasta que abandonaron el nido.

Mi madre, por cierto, adora las corridas de toros.

Ya les recuerdo también, soy vegetariano. Ok, no, me corrijo: Soy alguien que no gusta de la carne. No cerdo, no reses, no pollo, no pescado, no nada. Así me criaron y así me acostumbré.

Y desde esta posición, les confieso, es mucho más fácil ver la incoherencia de quienes, defendiendo a los toros, comen sin problema alguno una res, o un pollo, o un pato, o un cerdo. Incoherencias de la vida.

Cerrando el asunto de la violencia y los toros: Vamos, hay más violencia humana antes, durante y después de un partido de fútbol cualquiera que antes, durante y después de una corrida de toros. Estoy seguro, por cierto, de que a "Gringasho" sí le gusta el fútbol. A mí, y a muchísimos peruanos, también.

Eso, obviamente, no nos hace a todos los que nos gusta el fútbol psicópatas como "Gringasho".

Lo que sí les concedo, estimados antitaurinos, es que en tiempos en los que el cine y la televisión han reemplazado el ánimo humano de presenciar combates épicos, con "valentía, el heroísmo, la superación ante las adversidades" -como firmó en un manifiesto en defensa de las corridas de toros Mario Vargas Llosa-, estos espectáculos resultan ya algo arcaicos.

Pero de ahí a preocuparse más por los toros muertos ocasionalmente en las corridas de toros que por aquellos animales que llevan a sus bocas cada día o, peor aún, por los millones de fallecidos humanos por la violencia de distintos tipos, entre ellos el aborto, ya es algo seriamente jalado de los pelos.
Publicar un comentario