sábado, julio 14, 2012

El futuro del periodista objetivo
2:17 a.m.

El futuro del periodista objetivo

Foto: Gizmodo
La única objetividad posible son los hechos. Los hechos son objetivos e inobjetables. La manzana cayó sobre Newton. Eso es un hecho. Eso es objetivo. Sin embargo, la subjetividad es lo que descubrió la gravedad.

El público, el lector, no debería reclamarle "objetividad" al periodista, sino veracidad. Claro que en estos tiempos relativistas, eso de pedirle a alguien que se sujete a la obligatoria búsqueda de la verdad (de la única verdad) es políticamente incorrecto.

Pero pedir objetividad es contranatura. La sola decisión de qué noticia cubrir ya es un acto subjetivo. El encuadre de una fotografía es una decisión subjetiva.

Y eso es lo que enriquece la narración. La historia es leída entera no tanto por los hechos en sí mismos, sino por cómo son contados. Eso, principalmente, hace diferente una noticia en un diario que en otro.

Sin embargo, sé que inevitablemente llegará el día en que los dueños de los medios compren el gran software que recoja datos ingresados y los convierta, sin necesidad de quejosos empleados, en un artículo correctamente redactado.

Y decir correcto es correcto. Sin esas horrendas faltas ortográficas con las que personalizamos nuestros artículos que envuelven pescados, colegas. Artículos correctos. Es más, perfectos.

"Joven de 28 años murió tras un accidente vehicular en la intersección de la avenida Ida y Vuelta y jirón Que Se Cruza, alrededor de las 4:45 de la tarde. Fue llevado herido al hospital Buena Salud, donde los médicos constataron su fallecimiento".

Nada, mejor que eso. Perfectamente objetivo. No es exactamente difícil. Una veintena de redactores serán reemplazados por un solo ordenador. Lo firmo.
Publicar un comentario