domingo, junio 05, 2011

La oposición al gobierno de Ollanta Humala (Lo que debería ser)
10:59 p.m.

La oposición al gobierno de Ollanta Humala (Lo que debería ser)

Desconfía y acertarás, me ha repetido muchas veces un gran amigo mío. Creo que esa debe ser la consigna de una oposición más que justa.

No le creo al Ollanta Humala de polo blanco, que reza el Rosario, no le creo a Nadine Heredia, que ahora se maquilla y es una dulce ama de casa. Sí le creo, sin embargo, a Javier Diez Canseco, que jura que el primer Plan de Gobierno es lo que vale. Es un hombre de palabra que simplemente se perdió la transmisión televisiva de la caída del muro de Berlín. No le creo a Alejandro Toledo, que consideraba que votar por Humala era un salto al vacío y lo apoyó en segunda vuelta.

No le creo a Mario Vargas Llosa, un liberal que traicionó a los principios más básicos de este pensamiento... y ni siquiera votó. No le creo a su hijo, Alvaro Vargas Llosa, que comparó al nacional-socialista Humala con el reconocido liberal Milton Friedman.

No creo que Hugo Chávez no tenga nada que ver con el Partido Nacionalista Peruano. No le creo a las escuetas disculpas de Omar Chehade -virtual segundo vicepresidente del país- a la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH), en las que ni siquiera se toma la molestia en ser específico sobre qué es lo que está pidiendo disculpas, si por decir que los desaparecidos de Madre Mía no estaban muertos, sino desaparecidos. O acaso estaba pidiendo disculpas por decir que esos mismos desaparecidos eran de Sendero Luminoso o por decir que "malos elementos" de la CNDDHH pagaron testigos para acusar a Ollanta Humala en la investigación del caso.

No le creo ya nada a la CNDDHH, porque se dio por satisfecha con esa simplona disculpa por carta que ellos mismos tuvieron que difundir, a pesar de ser muy serias las acusaciones realizadas por Chehade, en un programa con gran cantidad de televidentes, como es el caso de Prensa Libre.

No le creo a las feministas, que masacraron con acusaciones a Keiko Fujimori, a pesar de ellas haber participado en la política de Planificación Familiar de Alberto Fujimori.

Pero la democracia es lo que es y la mayoría decidió. La democracia merece respeto, pero también la suspicacia y oposición en los puntos claves que precipitaron nuestro voto por la contrincante de Humala. No nos podemos quedar simplemente sentados a ver qué hacen con el país.
Publicar un comentario