sábado, junio 18, 2011

La falsa cuaresma de una falsa protesta
12:56 p.m.

La falsa cuaresma de una falsa protesta

Cristo del Pacífico, el verdadero motivo de la protesta.
Foto: ANDINA/Vidal Tarqui
Un error semántico que tiene mucho de odio religioso. En su post de presentación sobre "la Cuaresma contra Alan", el blogger Buda de Nieve explica que "no hace falta ser católico apostólico romano para entender el sentido de la Cuaresma: la espera de cuarenta días antes de que algo importante vaya a ocurrir en el mundo".

Coincido en parte: probablemente la catequesis infantil -estoy asumiendo que el blogger en cuestión no fue criado judío, musulmán, budista o en otra religión/creencia- le enseñó a Buda de Nieve que la Cuaresma es un tiempo de preparación (40 días) para algo sumamente importante en el mundo. El problema es que quizás él se quedó dormido o sencillamente olvidó lo que restaba de la enseñanza. No es simplemente "algo" importante lo que se medita durante Cuaresma, sino que se acerca la Semana Santa, "la 'Fiesta de las fiestas', 'Solemnidad de las solemnidades'" (Catecismo de la Iglesia Católica, artículo 1169).

Pero claro, habrá quien quiera darle un caracter "laico" a la Cuaresma, por lo que habría que ir a un libro "no religioso" para definir el verdadero significado de la palabra en cuestión.

Real Academia Española.- Cuaresma: (Del lat. quadragesĭma).
1. f. En algunas iglesias cristianas, tiempo litúrgico de preparación de la Pascua de Resurrección, desde el miércoles de Ceniza hasta el Jueves Santo, y que se caracteriza por ser un período de penitencia.
ORTOGR. Escr. con may. inicial.
2. f. Conjunto de sermones para las domínicas y ferias de Cuaresma.
3. f. Libro que contiene los de un autor sobre este mismo asunto.

Entonces, cuando menos queda claro que Cuaresma no es "40 días para cualquier cosa", como cree Buda de Nieve, sino 40 días para la celebración pascual cristiana.

Pero llamar Cuaresma a su protesta da las mayores pistas sobre el odio religioso que intentan esconder. Porque toda esta "indignación" surge de la colocación del Cristo del Pacífico en el Morro Solar por el presidente Alan García.

¿Por qué no decidieron protestar desde hace un mes? o ¿por qué no se indignaron antes de elecciones? ¿Por qué no se reunieron constantemente desde el 'baguazo'? ¿Por qué justo después de que instalen una imagen de Cristo?

De hecho, aún más allá: ¿Por qué no se preguntan seriamente las implicancias de un co-gobierno Humala-Toledo? ¿Por qué no cuestionan quién financia los viajes latinoamericanos del presidente electo o son millas acumuladas? ¿Por qué no cuestionan las declaraciones de los líderes de la CGTP?

Porque, después de todo, Alan ya se va (dentro de menos de 40 días)... y estos indignados, que dicen que también buscan "recibir al nuevo gobierno con la advertencia de que los votos recibidos NO SIGNIFICA un cheque en blanco", no hacen más que explicitar que no tienen ánimo alguno de cuestionarle nada a Humala.

Esta protesta contra Alan, tristemente, no es ninguna crítica sobre el baguazo, sobre la crisis en Puno, sobre las promesas no cumplidas. Esta protesta es porque a un grupo de gente a la que le arde la existencia del cristianismo, le -disculpen- jode su imagen y sus creyentes, están indignadísimos porque ahí donde antes no había nada más que tierra, hoy hay una efigie de Jesús.

Esa es la más triste y patética verdad de esta falsa cuaresma.

Publicar un comentario