lunes, abril 25, 2011

¿Cómo votar por Keiko sin perder la dignidad?
11:14 p.m.

¿Cómo votar por Keiko sin perder la dignidad?

Este es un breve y sencillo manual que espero te pueda servir para superar tus naturales, comprensibles y muy humanos escrúpulos y lograr marcar la K. Cuánto quisiera que este post no fuera más que un juego, pero no lo es. Al final de este curso el aprendiz debería haber desarrollado exitosamente la habilidad de marcar la K sin perder la dignidad. Sino, ¡te seguiré dando hasta que te entre en la cabeza!

1. Votar por Keiko Fujimori no te hace fujimorista, tenlo claro, sino alguien prudente que no quiere entregarle el crecimiento económico a una cría de Hugorila que no hará más que machacarlo entre sus manos una vez que lo tenga. En caso esto no sea suficiente para que tomes conciencia de que no eres fujimorista te propongo el siguiente ejercicio práctico que puedes realizar en la comodidad de tu casa:
Ejercicio Práctico.- Repite conmigo: No soy fujimorista. Una vez más: No soy fujimorista. Ahora grítalo: ¡No soy fujimorista!

2. El Gravol, no te olvides del Gravol.

3. Recuerda: Nosotros no lo quisimos así. Tú y yo quisimos quizás PPK, Toledo o Castañeda, pero la otra mitad del Perú quiso Ollanta Humala y Keiko Fujimori. Fueron ellos los que nos pusieron en la encrucijada, así que no nos queda otra más que fajarnos bien y decidir por continuar el más que sostenido crecimiento económico del país.

4. Golpista aquí solo hay uno, Ollanta. Humala se levantó en armas en Locumba casualmente el mismo día que Vladimiro Montesinos partía en el velero Karisma y llamaba repetidamente... a Locumba. Luego apoyó la revuelta en Andahuaylas de su hermano y mini-me Antauro Humala contra el legítimo gobierno de Alejandro Toledo. Esta revuelta acabó con cuatro muertos de los cuales Ollanta no se hace responsable, el muy cobarde.

5. Ollanta estuvo complacientemente a las órdenes de Alberto Fujimori. Es humanamente comprensible que Keiko permaneciera al lado de su padre durante los '90s. A finales, es su padre. Sin embargo, Ollanta no es hijo del expresidente, y aún así sirvió cómodamente al dictador como buen oficial del ejército, a diferencia de tantos otros que se rebelaron contra el corrupto régimen. Ollanta sirvió obediente hasta, casualmente, el día central en el que la dictadura se venía abajo: el día de la fuga de Montesinos.

6. Ollanta Humala es el "buen soldado" de Hugo Chávez, el dictador venezolano a quien no se atreve a calificar de dictador.

7. El eficiente sistema económico que vivimos ahora se forjó, nos guste o no, durante el gobierno de Fujimori. Es precisamente por eso que los rojos comunistas saltan enardecidos y enfurecidos contra Keiko, porque les arde, les duele, y por eso el empeño en cambiar todo el orden constitucional. Es innegable, a pesar de todo lo salvaje que tuvo el Fujimorato, que sus renovaciones en el campo económico salvaron el pellejo del país. Los socialistas, Diez Canseco & Co. quieren todo lo contrario, un volver al pasado, a la burocracia, a la estatización, a Velasco, etc.

8. Si fuiste capaz de darle una segunda oportunidad a Alan García, cuyo gobierno efectivamente fue el peor (o quizás el segundo peor, después de Velasco) de la historia republicana, ¿por qué no una primera oportunidad a Keiko?

9. Sostenga con pinzas, como en la imagen. No ha votado por la mejor opción, sino por el "menos peor". Abróchese los cinturones que se vienen baches.

Advertencia: Estas instrucciones podrían continuar...

Publicar un comentario