miércoles, diciembre 08, 2010

Wikileaks: Hacktivismo y otras falacias "libertarias"
11:58 p.m.

Wikileaks: Hacktivismo y otras falacias "libertarias"

Imagen: PC1 News
La falacia de lo humanitariamente beneficioso de Wikileaks quedó demostrada con la campaña por atacar a empresas como Visa, Mastercard y Paypal porque "boicotearon" a Julian Assange, hoy detenido por presunto abuso sexual de dos mujeres.

Lo de hoy se llama terrorismo y nada tiene que ver con ideales libertarios. Que empresas decidan cerrarle las puertas a una persona en base a su situación legal, o a presiones estadonidenses, no guarda relación alguna con las personas inocentes que fueron afectadas por el capricho de "protesta" de unos tarados indignados.

Lo de hoy es una hilera de coches bomba en las tiendas virtuales de Visa, Mastercard y Paypal que de seguro ha dejado heridos y pérdidas en personas que muy probablemente no tenían bandera definida en este lío.

Y lo peor es que la inmensa mayoría lo hizo por soberana ignorancia, por la moda, porque la idiotez es difusiva. Sólo instalaron un programita del que no tienen idea de cómo funciona y listo, son parte de la "guerra cibernética".

Ningún resultado pacífico emerge de la violencia. Los que se lanzaron como una horda salvaje y belicosa hoy no son mejores que Estados Unidos y sus abusos. Son solo un buen puñado de tarados que no tienen nada que hacer en sus casas entre su tiempo de ir al baño y la novela de las 8 p.m.

-Sócrates, ¿usted sabe lo que he oído acerca de un amigo suyo?
-Un momento, replicó Sócrates. Antes que me diga algo, quiero ver si usted supera una pequeña prueba. La llaman prueba del triple filtro
-¿Triple filtro?
-Así es, continuó Sócrates. Antes que me hable de mi amigo, es una buena idea tomar un momento y filtrar lo que usted va a decirme.
-El primer filtro es la verdad. ¿Está usted absolutamente seguro que lo que va a decirme es verdad?
-No, dijo el hombre, realmente sólo lo oí y...
-Muy bien, replicó Sócrates. Entonces usted no sabe realmente si es verdad o no. Veamos el segundo filtro, el filtro de bondad.
-¿Lo que me va a decir de mi amigo es algo bueno?
-No, al contrario...
-Entonces - prosiguió Sócrates - me va a decir algo malo de él, pero usted no está seguro de que sea verdad. Todavía falta un filtro: el de utilidad. ¿Lo que me va a decir de mi amigo es útil para mí?
-No, realmente no.
-Bueno, concluyó Sócrates, si lo que me va a decir no es ni verdad, ni bueno, ni aún útil, ¿Para qué me lo quiere usted decir?

Diferenciemos el morbo del periodismo de una vez. No nos corresponde informarnos de todo, y todo país, como toda persona, siempre guarda secretos muy particulares referentes a su seguridad, a su actuar o a sus conveniencias. Entre estos, como es usual, existe el espionaje (y contra espionaje). Lo hace Estados Unidos, lo hace China, lo hace Perú. Es algo que siempre supimos pero que nunca nos interesó hasta que aparecieron los morbosos datos.

Ciertamente hay mucho que es periodísticamente útil y es justo que la humanidad entera lo conozca. Temas de derechos humanos y abusos, claro está. Pero los temas de espionaje, de seguridad nacional, ¿para qué? ¿qué de provechoso da a la humanidad más allá del escándalo, la mofa y el perjuicio de la diplomacia? Absolutamente nada. Y eso no es libertad, señores, eso es libertinaje.

Y si sale publicado es porque el libertinaje de prensa da de comer a los medios de comunicación, no porque sea ético ni justo. Y los colegas contentos, porque ya les hicieron la tarea.

Publicar un comentario