sábado, agosto 07, 2010

¿Para quién trabaja Jaime Bayly?
8:55 a.m.

¿Para quién trabaja Jaime Bayly?

Si hacemos un rewind de cuatro años en nuestra historia televisiva, nos podríamos encontrar con un buen programa de entrevista política. Su nombre era "El Francotirador" y era la segunda ocasión en la que Jaime Bayly asumía su conducción, tras una exitosa temporada en el 2001. La agudeza y mordacidad de sus preguntas lo hacía atractivo, diferente, de alguna manera fascinante, frente al usual periodista serio y con las preguntas programadas.

Sin embargo, como en los gobiernos, cuando estiras más allá de lo posible un programa de televisión, este pierde dirección y sentido. Así, "El Francotirador" fue prolongado una vez terminadas las elecciones y vimos, domingo a domingo, cómo Bayly se quedaba sin temas, con monólogos cada vez más inverosímiles y con invitados de menor relevancia política y mejor capacidad de hacer el ridículo. Tongo es un claro ejemplo. Peor, con sus rabietas y agravios lanzados desde la comodidad -y soledad- de su sillón giratorio, ha espantado a los "entrevistables" de interés.

A eso hay que sumarle su antojo de ser candidato a la presidencia, que recientemente dejó de lado con un amague de madurez, al argumentar que el sueldo no le permite su ritmo de vida. Ya lo he dicho antes, Jaime Bayly no podía ganar las elecciones: es un niño-bien, antojadizo, incapaz de tocar con la punta del saco la pobreza. Le tiene pavor, asco. Así, era una ilusión de fanáticos cegatones el pensar que podría gobernar el país.

Al día de hoy, el "tío terrible" no tiene idea de qué tendrá que improvisar este domingo. No sabe cómo Ximena tendrá que rellenar el vacío del sinsentido que reina en su show. Pero algo tiene claro, lanzar diatribas contra todos lo hace superior y hace que sus focas aplaudan. Un día puede ser pro-Lourdes, como al siguiente "decepcionarse", porque sabe que con él se decepcionan todos sus seguidores, una horda que contiene muchos jóvenes que ven en él un guía casi espiritual, una suerte de Sai Baba en drogas. Es un terrorista de la televisión, que reparte ataques con el mismo criterio con el que un jalador del Jirón de la Unión reparte volantes.

Jaime Bayly no es un francotirador, sino un simple tonto que arma y lanza bombas molotov, le explote a quien le explote. No es periodista porque él jamás será la noticia, aunque así lo quiera. No, ni siquiera cuando nos muestre las lindas fotos de su niñez, de sus hijas, de su esposa, de sus parejas, de su mamá.

Jaime Bayly trabaja para un público políticamente cada vez más estúpido.

*La imagen la tomé de de Generacción.com y corresponde al programa que Bayly conducía en MegaTV.

Publicar un comentario