lunes, julio 12, 2010

Campeón declarado, Mundial terminado
4:54 a.m.

Campeón declarado, Mundial terminado

El Mundial de Fútbol ha concluido. La fiesta más grande del deporte rey ha llegado a su fin con un merecido y sufrido campeón, España. En su último enfrentamiento contra Holanda, la naranja mecánica se notó entumecida, con ganas de victoria pero con escasa imaginación. Los hispanos, con poca garra al inicio, supieron imponer condiciones tocando y manejando el balón y, de la mano de Iniesta, evitaron lo azaroso de los penales al definir el partido durante el tiempo suplementario. Victoria justa para un favorito del que yo sinceramente desconfiaba. Se vive ahora en el país ibérico el sabor de la victoria unida, que con la magia el fútbol esperemos pueda sanar las heridas de un país muchas veces resquebrajado.

Hubiera querido que Gustavo Cerati viera la Copa del Mundo, pero aún tenemos que seguir esperando por su mejora. Quizás su voz podría haber mejorado, con algún canto de letras surreales, el desempeño de la albiceleste. O quizás sencillamente hubiera sufrido, junto con todos los que le tuvimos esperanza, cada uno de los goles que los germanos estamparon en el arco argentino. Yo le iba a Argentina, pero no supieron sobreponerse a la feroz eficacia de un equipo Alemán que se ha tenido que conformar con un tercer puesto tras vencer al equipo más heroico del Mundial, Uruguay.

La garra charrúa es ahora mítica. Como se diría en El Señor de los Anillos: se escribirán canciones de ellos por las generaciones venideras, historias épicas de una selección que lo dio todo por los colores de su camiseta. Forlán será héroe, semidios, Jasón. Y los demás seleccionados serán sus argonautas. No se consiguió el vellocino dorado, pero es casi como que sí. La mano se Suárez, los precisos disparos del 10, cada gota de sangre derramada sobre césped sudafricano. Son el cuarto mejor equipo del mundo, pero tienen al mejor jugador del mundial. Su historia de éxito, de clasificar en la repesca a revelación mundialista, alimenta nuestro peruanísimo sueño mundialista. Ahora que viene el uruguayo Markarián a dirigir la selección blanquirroja, vale la pena creer que algo de esa garra se nos puede pegar.

Creo haberlo dicho antes, no soy un gran hincha futbolero. Creo en los buenos equipos, pero no muero por los partidos de fin de semana. El que se acabe el mundial me significa probablemente no ver un partido por muchos meses más, quizás no hasta la Copa América. Desde hace algún tiempo ya que sólo veo los juegos de eliminatoria, especialmente en los que juega -usualmente perdiendo- la selección peruana, y los del fútbol más verdadero que pueda existir, los encuentros mundialistas.

Lecciones a llevar y propagar de este mundial:

1. Un crack no te hace una selección. Ni Messi hizo campeón a Argentina, ni Eto'o ayudó a una participación decente de Camerún. Un equipo completo es el que llega al Mundial y se lleva la copa. No esperemos pues que Pizarro por ser un gran goleador mejore él solo a toda la blanquirroja.

2. Hay árbitros pésimos hasta en el mundial.

3. Definitivamente la carencia de "tecnología" hace al fútbol algo pasional. La computación nos lo pondría tan monótono como una carrera de Fórmula 1.

4. Adidas hace balones cada vez más feos (y malos, verificado por NASA).

Y definitivamente 5. El fútbol es tan mágico como impredecible, aunque un pulpo diga lo contrario.

Actualización 12 de julio: Había olvidado un muy necesario 6. ATV transmite el Mundial "gratis" en señal abierta por "conciencia social", según Eddie Fleischman.

*Las imágenes de la selección española triunfadora y de Diego Forlán las obtuve de la web oficial de la FIFA.

Publicar un comentario