martes, junio 15, 2010

Un fallido intento de robo cualquiera
12:36 a.m.

Un fallido intento de robo cualquiera

El pasaje está a media luz y aquello que se parece al sentido arácnido de Peter Parker me mantiene alerta. Un tipo sospechoso camina unos diez metros detrás de mí. Un vigilante pita, no tan lejos, no lo suficientemente cerca. El tipo sospechoso viste una casaca ploma polar, de esas que abrigan demasiado, y una bermuda ligera, de esas que te dejan bronceadas las canillas.

Lo dejo pasar a mi derecha, observándolo cuidadosamente. Él parece percatarse, sigue de frente pero temo que volteará en cualquier momento. Camina descuidadamente, y me confío por un instante. Quizás me equivoco, quizás es sólo un barbón de vestimenta descuidada al que no se le están enfriando las nueces. Después de todo, no es bueno ser prejuicioso. Aunque aquello que se parece al sentido arácnido de Peter Parker insiste en la suspicacia.

El tipo que luce como Osama Bin Laden en ropa de calentamiento, antes de salir a jugar un partido oficial de fútbol, da la vuelta sobre sus pies al llegar a la calle que yo intento alcanzar, como si se estuviera olvidando de algo. ¿A dónde te fuiste aquello que se parece al sentido arácnido de Peter Parker? Más rápido de lo que hubiera esperado, Osama está junto a mí y su brazo intenta alcanzar mi cuello, o eso parece. Todo es, por un instante, muy lento. Pienso "no, mi iPhone no, hoy no". Intento esquivarlo y lo logro. Soy Messi, soy Maradona, soy un pobre diablo con demasiada suerte. El barbón sólo logro rasgar mi polo antes de huir sin nada entre las manos más que su propio miedo.

¿Y si los cazamos? ¿Y si los capturamos, golpeamos y colgamos calatos de los semáforos de la ciudad, con un cartel colgando de sus cuellos en el que se lea "Mami, ya no robaré más"? Si eso llega a pasar, no habré sido yo. Yo sólo caminé los cuarenta metros que restaban para mi casa, con el polo exhibiendo mi carencia de marcas abdominales.

Y aprendí que si llamas de un Nextel al 105 te contestará la Policía de Lima, así que vale intentarlo con un número local si estás en provincia.

*La imagen del callejón la obtuve aquí y no figura ningún dato sobre propietario así que asumo que es de libre difusión. De cualquier forma coloqué su link.
**El polo destrozado es, efectivamente, mío.

Publicar un comentario