domingo, marzo 14, 2010

Leyendas negrísimas de la Iglesia
10:32 a.m.

Leyendas negrísimas de la Iglesia

Los ataques contra la Iglesia están tan llenos de mentiras "históricas" que, a punta de repetirlas una y otra vez, han calado en nuestras mentes como si fueran verdades. Lo más triste es que muchos católicos hemos agachado la cabeza, crédulos y avergonzados de semejantes barbaridades que nos dicen sobre nuestra familia eclesial.

Un primer ejemplo: Cuando se habla de ajusticiamientos de la Inquisición se suele hablar de millones de personas cuando, en el caso concreto del virreinato de Perú solo fueron ajusticiados, en casi tres siglos de existencia, 32 personas. Y si pensaron que el Santo Oficio se dedicaba a "perseguir indios", el balance de procesos entre 1567 y 1600 (años de mayor actividad inquisitorial) arroja que de 498 procesados (Ojo: procesados) 391 eran españoles (78.57%), 86 eran extranjeros (17.3%) y 21 eran mestizos, negros o mulatos (4.13%). Ningún indígena, porque estos habían quedado fuera de la jurisdicción del Santo Oficio por disposición Real. Claro, usted dirá "el Dash está inventando cifras", pero esta data la he obtenido del Museo de la Inquisición y del Congreso del Perú, por donde sería bueno -si está en Lima- se de su vuelta. Si no, esta es su web.

En el texto cuya carátula ilustra este post, Vittorio Messori transmite el encargo del gran historiador Léo Moulin (las negritas son mías):
«Haced caso a este viejo incrédulo que sabe lo que se dice: la obra maestra de la propaganda anticristiana es haber logrado crear en los cristianos, sobre todo en los católicos, una mala conciencia, infundiéndoles la inquietud, cuando no la vergüenza, por su propia historia. A fuerza de insistir, desde la Reforma hasta nuestros días, han conseguido convenceros de que sois los responsables de todos o casi todos los males del mundo. Os han paralizado en la autocrítica masoquista para neutralizar la crítica de lo que ha ocupado vuestro lugar.»
No solo nos pasa esto con la Inquisición, aunque es uno de los puntos fuertes de nuestros detractores, sino en casos como el de Galileo. Muchos creen aún que fue torturado, cuando fue tratado con sumo cuidado. Su popular "sin embargo se mueve" (Eppur si muove!), que muchos creen cierta -entre ellos, mi estimada enciclopedia humana, Alfieri Díaz- fue una invención de Giuseppe Baretti, periodista londinense del siglo XVIII. Por último, Galileo efectivamente estaba equivocado en su "prueba" heliocéntrica: las mareas no se sacuden porque la Tierra se mueve, sino por la atracción lunar. Esto último era lo argumentado por los inquisidores que Galileo despreciaba.

Sobre la terrible mentira de que la Iglesia, y más concretamente el Papa Pío XII, estuvo al servicio del Tercer Reich vale mencionar las declaraciones de historiadores judíos como Saul Friedländer, que recuerdan la aversión del Papa por el nazismo. O también las del escritor judío, y por un tiempo comunista, Joseph Roth:
"las bestias pre-apocalípticas (nazis) que ahora dominan en la política ya presagian los verdaderos motivos por los cuales persiguen a la Iglesia. Él (Pío XII) es el único que los daña verdaderamente. Lo que es más, los que no temían a un Papa, le temen a este. Y no se limitan a presagiarlo, sino que ya saben por qué".
Los paréntesis vinieron con la fuente de la noticia, ACIprensa. Hay, inevitablemente, que mencionar aquí al rabino de Roma Israele Zolli quien, tras la guerra, se bautizó católico con el nombre de Eugenio en honor al nombre del Santo Padre: Eugenio Pacelli.

Muchas otras leyendas negras, con sus respectivas dosis de verdad, se encuentran contenidas en este genial texto de Messori. Pido tanto a católicos en ansias de poder defender nuestra fe, como a ateos y agnósticos que quieran profundizar en su búsqueda de la verdad, leerlo y leer más, con criterios objetivos. Finalmente como dijo Santo Tomás de Aquino, gran teólogo: Omne verum, a quocumque dicatur, a Spiritu Sancto est.

A quien quiera leer este texto y no lo encuentra en Crisol, Zeta o lo que buenamente tenga cerca a casa, lo tengo entre mis Google Docs y puede encontrarlo aquí.

Publicar un comentario