domingo, marzo 14, 2010

La verdad es absoluta, aunque usted no lo crea
12:38 a.m.

La verdad es absoluta, aunque usted no lo crea

"La verdad es relativa (o no es absoluta)" es una afirmación absoluta. Recuerdo cuando se lo dije, en clase, a una profesora comunista. Su falta de respuesta fue una de esas pequeñas batallas ganadas que uno puede disfrutar durante la jornada.

En estos días, eso de que "cada uno tiene su verdad y hay que tolerarla" tiene una fuerza increíble. Sin embargo es gracioso como todos, en la vida cotidiana, damos todas las señales de no creernos nadita eso de que la verdad es relativa. Excepto en lo que nos conviene, claro.

De aceptar lo de la relatividad de la verdad, deberíamos de abrir los manicomios, despedir a los pisquiatras y psicólogos y respetar la "verdad" de tanto esquizofrénico que andaría suelto. Y me parece que Coelho ya proponía algo por esa ruta en "Verónica decide morir", cuando uno de sus personajes propone que quizá los locos son aquellos que viven fuera del manicomio.

En el periodismo, rama a la que soy muy cercano, tampoco se puede vivir esto de la "verdad relativa". Imagínese usted una noticia de un accidente que indique que no se podrá jamás conocer la verdad de lo ocurrido porque cada pasajero tiene su verdad, los policías tienen su verdad, los fotógrafos tienen su verdad y el mismo reportero tiene su verdad y todas esas verdades hay que respetarlas porque ninguna vale más que la otra. No tiene sentido, claro, pero es lo que nos hemos acostumbrado a creer en el día a día.

La ciencia, que ya en estos días también está jugando al partido de la relatividad, también apunta a una sola verdad absoluta: el origen del universo no depende de la perspectiva de cada investigador, sino que es UN solo hecho que hay que descubrir. Los componentes de la célula no dependen de la perspectiva de uno u otro investigador, existen independientemente de cuán profundamente llegue a conocerlos cada uno de ellos.

En un juicio, eso de decir "la verdad y nada más que la verdad" carecería de sentido, porque quien habrá de dar testimonio dirá "su verdad" sin que esta sea "la verdad" que esperan las partes.

El reclamo de una enamorada engañada no tendría valor alguno, cuando su enamorado no le falló, porque para él "su verdad" es que puede, bajo ciertos criterios, besarse con otras mujeres.

Hay infinidad de ejemplos para clarificar que la verdad es una sola y es absoluta, es decir rige para todo y todos. Nos guste o no, las manzanas, en la Tierra, caen a 9.8 m/s2.

Entonces, claro, queda la pregunta muy necesaria: Quid est veritas?

Publicar un comentario