miércoles, marzo 10, 2010

Enemigos Íntimos: Querrán matarlos y ¿no podrán matarlos?
2:25 p.m.

Enemigos Íntimos: Querrán matarlos y ¿no podrán matarlos?

El que el directorio de Frecuencia Latina haya decidido despedir a Beto Ortiz en salvaguarda de su "línea editorial" es una tremenda patraña. La verdad es tristemente obvia para medio mundo, salvando los hinchas de Jaime Bayly, quienes padecen una ceguera preocupante: Bayly ganó el trofeo de las pataletas.

Difícilmente un escándalo televisivo genera expulsiones como la que ha ocurrido hace poco. De hecho, los escándalos son deliciosamente rentables para los canales de televisión. Sin embargo, movidos por el dinero como son, los gerentes tienen que evaluar ciertos pro y contras de estos eventos "extra-deportivos".

En este caso, se sopesó rentabilidad. Dejar ir a "jaimito" significaba una pérdida millonaria y retenerlo malhumorado no mantendría a sus anunciantes por mucho tiempo, creando un forado en su horario. Por otra parte, el gestor del enojo del otrora candidato presidencial, don Beto Ortiz, tenía su públiquito, no en la cantidad de JB (no Jorge Benavides), pero lo suficiente para que su programa se mantuviera sin roches. Pero si a Baruch & Co. les iba a costar lo que costaba Bayly, valía sacrificar lo poco que costaba Ortiz.

No era una decisión tan dramática, sino 2-1=1. Nada de presiones de El Comercio (¿qué periodista no ha rajado aún del decano de la prensa nacional?), ni del gobierno. La plata manda aquí, no la ética ni la buena crianza de conductores caprichosos.

Apoyo el pedido de Aldo Miyashiro. Es de justicia que Beto Ortiz vuelva a Frecuencia Latina, más allá de las pataletas de Bayly.



Publicar un comentario