martes, enero 26, 2010

Bayly, un candidato sin bandera ni camiseta, pero con cuchillos en mano
3:19 p.m.

Bayly, un candidato sin bandera ni camiseta, pero con cuchillos en mano

Es increíble la rapidez con la que Jaime Bayly ha convertido su "potencial" campaña electoral en el circo que se temía. Hace poco más de una semana, su candidatura parecía bastante lúcida, capaz de darle un nivel intelectual decente a nuestra tan alicaída y maltratada política nacional.

Cualquier confianza se me desvaneció al ver como tiraba por tierra, de bochornosa manera, el apoyo que José Barba le brindaba. Barba confió en él y se quemó.

Y las maniobras usuales de la politiquería peruana ya se hacen ver. Su inicial intensa voluntad de indultar al -merecidamente- prisionero Alberto Fujimori, se convierten ahora en que lo hará si resulta así tras un referendo. Sus manejos populistas no se quedan ahí sino que, valiéndose de la poca aprobación del Congreso, se sube al carro autoritario de disminuir la cantidad de representantes. Podemos comenzar a ver, asomando en terno y con caminada de pato, a un dictador "liberal".

Su propuesta con algo de sentido no tiene forma ni sustento: la mejora de la educación. Dice que se debe igualar la calidad de la enseñanza en colegios estatales a la de los colegios particulares de más alto pago de Lima, como el caso del Markham. Vale, a todos nos gustaría, pero ¿cómo, tío terrible, cómo?

Entonces llega el desfile del Mardi Gras: unión entre homosexuales, legalización de las drogas y aborto libre.

Cuando Pedro Pablo Kuczynski (a.k.a. PPK) dijo que Bayly "guarda mucho odio", este, airadísimo, agredió con todo a PPK: "Usted ya chupó la mamadera con Belaunde y con Toledo... Usted es más viejo que Matusalén". Pero las palabras de Kuczynski no habían sido en vano, sino que mucho habían tenido que ver con la columna publicada por Bayly en Perú.21, donde muchas de sus promesas electorales eran vengativas.

Sinceramente he perdido cualquier intención de voto por Bayly. Y ahora no tengo la menos idea de por quién voy a votar. ¡Cholo, vuelve!

Publicar un comentario