sábado, noviembre 07, 2009

Los racionalistas fanáticos: Saramago sigue ciego
12:37 p.m.

Los racionalistas fanáticos: Saramago sigue ciego


No está permitido que te burles de los "grandes" de la cultura, ¿por qué? porque son grandes de la cultura. No te puedes burlar de Saramago, no porque haya una verdadera razón para no hacerlo, sino porque NO SE DEBE. Esto ha quedado bastante claro en la discusión que marco y necia han tenido a través de los comentarios en este blog, donde marco se ha dedicado exclusivamente a atacar a la Iglesia. ¿Por qué? Para tratar de validar los argumentos de Saramago, tan desmentidos hace siglos, desempolvados solamente para alardear de un ateísmo ignorante. Y ahí está el elemento central: Está bien que el viejo ciego diga lo que se le antoje de la Iglesia, de los judíos, de la fe, de Dios, de lo que la buena gana le de. Lo que está mal es decir lo que a uno se le antoje sobre él. ¿Por qué? Porque es un Premio Nobel, porque es un escritor de renombre... por último, porque es "in" insultar a la Iglesia.

Pero cuando me burlé del portugués se adelantó Alfieri, con su torpe pierna en alto, a llamarme "fundamentalista". Porque el viejo comunista tenía licencia para soltar cuantas piedras quiera sobre la fe, porque era su "punto de vista ideológico" (Alfieri dixit). Es una postura comodísima, por no llamarla antojadiza y tonta. Las afirmaciones del Nobel no tienen mayor sustento que un hígado podrido, por más que marco se esfuerce por el resto de sus días en rebuscar citas bíblicas sin entenderlas en su más honesto sentido filosófico. Puesto de una forma más clara, no existe sustento ideológico que permita mentir y ofender a otras personas. Mi defensa sarcástica ante las mentiras de Saramago han sido recibidas con la acostumbrada intolerancia que acompaña el verdadero fanatismo de nuestros días: el de los racionalistas "tolerantes".

*La imagen la obtuve del blog de Miguel de Loyola.

Publicar un comentario