viernes, julio 03, 2009

No evadas impuestos, crea una iglesia
11:33 a.m.

No evadas impuestos, crea una iglesia

Las denominaciones protestantes padecen de un síndrome muy parecido al de los homosexuales: necesitan (exigen) un reconocimiento y, si es posible, una indemnización por parte del estado. En el camino, al igual que los grupos de activistas gays, se ensañan con la Iglesia Católica, la mayoría de veces por pura pica y sin un sustento válido ni histórica ni científicamente.

Esto, obviamente, viene a colación tras la reciente decisión parlamentaria de "equiparar" lo cultos religiosos del país. Creo que la Iglesia Católica ha ganado con sudor y sangre su presencia en la vida diaria del estado peruano. Desde el descubrimiento de América, por la conquista y colonización de latinoamérica, por la labor de sus misioneros educando y catequizando, y por la firme entrega a la causa cristiana en estos días tan cargados de esoterismo y la ciencia convertida en religión.

Así, mientras los protestantes puritanos andaban a la carga contra los indios norteamericanos, pagando por sus cabelleras y reduciéndolos a pequeñas comunidades al interior de su terruño, los frailes franciscanos, los jesuitas, dominicos y, más tarde, los agustinos, bautizaban, convertían y casaban (sí, con "s"). Porque aquí hubo mestizaje, no genocidio, precisamente por una no tan oscura visión de la Santa Palabra.

Pero en fin, la política política es. Incluso ahí me parece una decisión equívoca. En Estados Unidos se gestan cientos de "iglesias" para no pagar impuestos. ¿Vale recordar la iglesia "no ma'am" de Al Bundy? Quizá pronto aparezca la "iglesia de los choferes devotos de Sarita Colonia", o la "iglesia reformada de presidiarios de El Milagro". Más sencillo, le vamos a perdonar los impuestos a "Pare de Sufrir". Y los evangélicos, tan propensos a las divisiones y subdivisiones, correcciones y reformas, con sus cientos de iglesias diferentes y peleadas unas con otras, serán el dolor de cabeza de los funcionarios de SUNAT.

Y en los colegios católicos se seguirá educando católicamente. En los estatales habrá un curso menos, y en los que regentan los Testigos de Jehová formarán cientos de niños absolutamente convencidos de que no deben donar ni recibir sangre. Casi, casi, como siempre.

Como católico me queda ver la oportunidad de una firmeza en la fe y mejora en la labor de catequesis en los niños y jóvenes, bastante venida a menos en estos días.

*La imagen de la iglesia de Springfield la obtuve de Simpson Crazy, aquí también podrán encontrar algunas de las marquesinas que han aparecido en la serie.

Publicar un comentario