lunes, julio 27, 2009

El discurso de mañana
9:53 p.m.

El discurso de mañana

El discurso de mañana es vital para el futuro de nuestro país. De las palabras que nuestro prominente (a la derecha, a la izquierda y para arriba) presidente pronuncia mañana, se podrá definir el futuro económico, político, militar, histórico, filosófico, religioso y metamórfico de nuestro queridísimo Perú. Mentira, ni siquiera se acerca un poquito a la verdad. Lo único cierto en las dos primeras oraciones es lo referente a la prominencia de Alan García.

Los discursos de 28 de julio carecen de mayor sorpresa: el presidente anunciando que la pobreza ha disminuido -cosa que nadie siente-, presidente anunciando cuanto empleo se ha generado, presidente anunciando que el año que viene habrá aún menos pobres y más empleo. Sal más, sal menos, un toque de pimienta, ajo, comino, canela, lo que usted guste y ya está. No se anunciará ningún plan real y efectivo, sólo se prometerá y prometerá y... prometerá.

El discurso de mañana es absolutamente irrelevante para todos los peruanos, y sin embargo la gran mayoría lo verá en TV, como ven a Magaly Medina: con la cara de estúpidos, con el hígado reventando, con los ojos incrédulos y las uñas clavadas en las palmas de las manos. O todo lo contrario si son apristas, claro.

¡Felices Fiestas Patrias!, de parte de un aguafiestas que aún ama a su país: yo.

*La imagen la obtuve de este concurso banderil que obviamente perdimos, quizás porque no fue promocionado por el Ministerio de Turismo, a diferencia de otros igualmente ridículos.

Publicar un comentario