lunes, junio 22, 2009

Box peruano: el fantasma de la navidad pasada
1:12 a.m.

Box peruano: el fantasma de la navidad pasada

Es entretenido ser el aguafiestas: 'el mezquino Dash' diría Alfieri. Pero no hay mejor ocasión para golperarle en las nueces al orgullo patrio que cuando está en la cima de la montaña, reventando cohetecillos y avellanas, descorchando la champaña y cantando We are the champions. En esos momentos es cuando se debe poner el pie y demostrarle a todos que polvus etis et polvus reverteris.

Mario no es Kina, no lo fue ni lo será. Kina es campeona mundial, Broncano con suerte llegó a Latinoamericano. Cierto, no afilen en esa dirección ni guantes ni bayonetas. Pero hubo un día en el que los peruanos también lo cargamos con nuestros sueños, como a nuestra nueva guantes dorados.

Me cae bien Kina Malpartida y me parece magnífico que sea campeona mundial, que lo disfrute, se lo merece. Lo que no termino de digerir es nuestro continuo y peruanísimo empeño en cargar nuestros traumas y deficiencias emocionales sobre los ídolos del momento. Los peruanos no somos Broncano, como no somos Malpartida. Tampoco somos Mulanovich, ni Horna, ni Pizarro, ni Guerrero, ni Farfán. Si ellos triunfan en el extranjero, bien por ellos, por su esfuerzo y méritos. Pero no les echemos el Perú encima.

Muchas veces los campeones llegan alto no por ser peruanos, sino a pesar de serlo. Lo que han alcanzado no lo hicieron gracias a ti ni a mi, sino a su sacrificio continuo por ser mejores. ¿Los peruanos somos campeones porque Kina es campeona? No. ¿Somos perdedores porque la selección de fútbol apesta? No. Los peruanos somos lo que cada uno de nosotros hace con su vida. Cada uno es lo que suda, independientemente del color de la bandera o de cuántos y cuáles nombres tenga estampado el coloso de José Díaz. Dejemos este trabajo propagandístico para los políticos, pero no lo traguemos tan fácil: Velasco está muerto.

Algunos peruanos en su vida se cruzan con Broncano. Otros apuntan al cielo y en la ruta se encuentran con Kina.

Crédito de las fotos: Mario Broncano retratado para la edición 1850 de la revista Caretas. La imagen de Kina alzada en brazos pertenece a la agencia Andina.

Publicar un comentario