sábado, mayo 26, 2007

Mi hermano, sobreviviente del accidente aeronáutico en Loreto
12:05 a.m.

Mi hermano, sobreviviente del accidente aeronáutico en Loreto

Foto Satelital con Google Earth a la zona del cerro Canchahuayo incluyendo la cercana localidad de Orellana

Cuando ayer mamá llamó al promediar las 8 p.m. me resultó difícil entender y quizá creer lo que me contaba entre sollozos. "Tu hermano salió rumbo a Contamana y la avioneta no ha llegado". Tragué saliva y quise que tan solo fuera la preocupación de una madre cuyo hijo no llega a casa a la hora acordada. No fue así. Minutos después la noticia comenzó a bombardear la red y finalmente las ondas de RPP anunciaban el incidente de voz del corresponsal en Iquitos -Jaime Vásquez, creo-. La Fuerza Aérea Peruana había aceptado la desaparición de la avioneta Twin Otter, que debía cubrir la ruta Orellana - Contamana, en un vuelo que debía durar diez minutos, según el Presidente Regional de Loreto, Iván Vásquez. Partió a las 4:35 p.m. y su desaparición oficial fue reportada a las 5:45.

Entonces se desvaneció el mundo. Las noticias todas eran incompletas. Se hablaba de búsquedas que no encontraban aún nada. Alguien mencionó que pobladores de la zona escucharon una explosión, y todo parecía indicar que el avión se había estrellado cómo habría manifestado una fuente a El Comercio.

Aquí, en Trujillo, mi hermana y yo nos alimentábamos de esas historias periodísticas cargadas de desgracia. Para la medianoche sólo Internet y las actualizaciones de noticias que El Comercio y RPP nos proporcionaban nos mantenían al tanto. Mi padre horas antes me había advertido que estemos preparados para lo peor, y creo que todos sabemos lo que eso significa.

Alrededor de las 2 a.m., con la información de que una brigada estaría rumbo a la zona del desastre y que la búsqueda desde el aire se reiniciaría a las 5, mi hermana y yo nos quedamos dormidos.

Para la mañana la situación no había cambiado demasiado. Para las 9 había al parecer una sobreviviente. Nada más. Pero si una persona había sobrevivido, ¿por qué no dos? La esperanza comenzó a florecer más arduamente en nuestros corazones. Finalmente a las 11:02 a.m. mi hermana me mandó un mensaje de texto al móvil, estando yo en la universidad: "lo encontraron.. pero está grave... :(-tere". Dos minutos después lo nombraban en RPP. Mi hermano estaba vivo. Dejé a mi grupo en la cafetería y volví a casa. El agradecimiento a Dios por escuchar el ruego era grande y la alegría se abría paso en un estrujado corazón. Y desde ahí todo fue en crescendo.

A mi hermano lo nombraron demasiadas veces y en todas los medios escritos su nombre aparece mal redactado. Sergio Horacio Ramos González (en casi todas las webs aparece como "Gonzales") había sido el primer superviviente recogido por uno de los helicópteros que sobrevoló la zona. Aparentemente fue él quien encendió la fogata que permitió encontrarlos más rápidamente.

Ahora está en Pucallpa. Papá y mi cuñada viajaron desde Iquitos a verlo. Mi papá es médico y nos ha provisto de la información sobre su continua mejoría. Desde entonces ya no tenemos que hacer caso de lo que publican los medios, que comienzan a parecer erráticos. A mi hermano no lo han operado, como han señalado varios, ni se fracturó la pierna, lo que se sostenía desde la mañana. Pero sí presenta un Traumatismo Encéfalo Craneano (TEC) de moderado a severo. En este momento se encuentra estable y hoy, sábado 26 de mayo, al mediodía sería trasladado a Lima.

Este no es pues, ni los posts que le puedan seguir serán, un resumen de lo que todos los medios ya han colocado en titulares. Esta es la historia de mi hermano, un sobreviviente. Y de su familia y las lecciones que se aprenden cuando sucede lo inesperado.

Gracias, Dios. Y a todos por sus oraciones.
Publicar un comentario