sábado, julio 30, 2016

Probablemente lo que le está pasando a Jessica Tapia sea la evidencia reciente más clara de la doble moral "feminista" El "pecado" de Jessica hoy fue estar de acuerdo con el Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani, y asegurar que "hay innecesaria sobre exposición del cuerpo femenino y eso lleva a que retorcidos se crean con derecho de abusar".

Eso y algunos tuits más, explicándose.
¿Qué recibió? Según la prensa (El Comercio, Exitosa y otros), "críticas". Por lo visto #NiUnaMenos no aplica para ella.

He revisado los comentarios en redes sociales, y las "críticas" van de estúpida e infiel para abajo. ¿Y para cuándo el pronunciamiento de la Ministra de la Mujer? ¿Para cuándo los titulares cambiarán a "Insultan a periodista simplemente por expresar su opinión?

Estos son algunos de los ataques más "suaves":


Vale anotar que Katty Villalobos dice ser periodista de América TV y Radio Capital.


¿Entonces? ¿Cuándo es que toca comenzar a defender a Jessica Tapia contra los insultos? ¿O solo algunas mujeres tienen derecho a no ser insultadas y a otras sí se las puede atacar?

Desde aquí mi solidaridad con Jessica Tapia y con todas las mujeres víctimas de cualquier tipo de violencia.
¿Y #NiUnaMenos? Jessica Tapia es insultada por apoyar al Cardenal Cipriani
10:34 p.m.

¿Y #NiUnaMenos? Jessica Tapia es insultada por apoyar al Cardenal Cipriani


Hoy el programa Diálogos de Fe causó roncha. El Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani, denunció abiertamente la “carnicería” televisiva contra el cuerpo de las mujeres. Pero ese no fue el ángulo de los titulares (cómo se van a criticar a ellos mismos).

Por cierto, ¿cuántos de los indignados –entre los cuales he visto muchos piadosos católicos– vieron el programa completo? Ah, ok. Pueden verlo completo en este enlace.

Por ejemplo, Perú 21, ese “serio” tabloide del Grupo El Comercio que alimenta sus portadas dominicales con la para-nada-cosificación-de-la-mujer, “Chica 21”, se rasgó las vestiduras: “Juan Luis Cipriani tuvo polémicas declaraciones sobre el abuso a la mujer”. ¿Las polémicas declaraciones?

“Creo yo que esos medios de comunicación que constantemente difunden violencia, violencia también contra la mujer, y también que difunden ese abuso del cuerpo como atracción física carnal en horarios y de maneras muy sutiles, pero van creando toda una situación que luego las estadísticas nos dicen que hay abortos de niñas, pero no es porque hayan abusado de las niñas, son muchas veces porque la mujer se pone como en un escaparate, provocando”.

Y el mundo perdió la cabeza. La República publicó: “El Cardenal de Lima, Juan Luis Cipriani, olvidó el papel de conciliador e impulsor de valores que le toca cumplir para referirse de forma lamentable al papel que deberían, a su juicio, cumplir las mujeres (…) insinuó que las mujeres son las responsables de los ataques sexuales en su contra”. Qué abuso. ¡Imagínense! Ahora, robándome el sarcasmo de Jorge Villena… La República nos seduce con escotes.
Recordaré rápidamente cómo Latina, fumándose por completo el horario de protección al menor, mostraba en diminuto bikini a una participante de Los Reyes del Playback, hace apenas un par de días.

Claro, esa “carnicería” no denigra a la mujer. De eso para qué hacer noticia. De eso #NiUnaMenos.

#VamoACalmarno

Ya hay un preciso comunicado aclaratorio del Arzobispado de Lima:
Pero vale resaltar otras frases importantes del programa sabatino del Cardenal que pasaron desapercibidas (¿ocultadas?) durante el farisaico escándalo:

Hay una campaña para dañar la dignidad de la mujer en su ser mujer y en su ser madre”.

“También yo diría: mujeres también recuperen el respeto para no ser usadas como carnicería en la televisión, su cuerpo no es una atracción puramente sexual”.

“Es también una tarea importante de los padres de familia, de los colegios, y de los medios de comunicación, no utilizar tan fácilmente la atracción sexual como un producto comercial”.

#VamoADecirLaVerdad

Creo que una magistral intervención en este melodrama armado por los medios contra el Cardenal es la de la periodista Jessica Tapia.
Ni qué decir que eso valió que la ataquen. Pero ningún medio o feminista, naturalmente, ha levantado la voz denunciando en este caso “violencia contra la mujer”. No pues, para las feministas las mujeres que apoyan el argumento enemigo no merecen defensa.

Así como para el presidente del movimiento homosexual de Lima, Gio Infante, los homosexuales que prefieren que su preferencia sexual se mantenga en el ámbito privado son enemigos y deben ser sacados del clóset “a patadas”. En esa misma línea van sus estándares de “crímenes de odio”.
El Cardenal, ¿enemigo histórico de las mujeres?

Acá lo que se quiere posicionar es una mentira repetida. Como pasa aún con aquello de que el Cardenal supuestamente dijo que los derechos humanos son una cojudez. Eso ya está harto desmentido, pero no falta “periodista” o activista anti Iglesia que repita la misma patraña.

Para revelar hasta qué punto este argumento de las feministas contra el Arzobispo de Lima es una mentira colosal, basta un dato. ¿Recuerdan el asunto de las esterilizaciones forzadas? Hoy las feministas lo reclaman como su denuncia bandera, pero callan radicalmente sobre cuán asociadas estaban a Fujimori en aquellos días y cómo aplaudieron la política esterilizadora.

Y no solo eso: recibieron millones de dólares para apoyar la política de planificación familiar del ex presidente.

Volviendo al Cardenal. En aquellos días de feminista alianza con las esterilizaciones, el hoy Arzobispo de Lima calificaba esta práctica como “un atentado a la dignidad de la mujer” y demandó que “si el ministro de Salud quiere tratarnos como animales, hay que botarlo del Ministerio”.

¡Qué diferencia! ¿Quién defendía entonces a las mujeres?

¿Por qué atacar al Cardenal? Esta es fácil

Solo veamos quiénes han sido los primeros que han salido a disparar contra el Arzobispo de Lima: Anticlericales, congresistas, políticos, medios y figuras públicas a favor del aborto y del mal llamado “matrimonio” gay – posturas que el Cardenal, como buen pastor, férreamente ha criticado.

Entonces, #VamoACalmarno y a decir las cosas claras: El Cardenal no ataca a las mujeres, no las insulta ni las responsabiliza de las violaciones. Al contrario, las defiende y promueve un mayor respeto y una mejor educación.

FOTO: Captura de video / Diálogos de Fe / RPP.
¿El Cardenal Cipriani es anti-mujer o favorece la violencia? #VamoADecirLaVerdad
9:36 p.m.

¿El Cardenal Cipriani es anti-mujer o favorece la violencia? #VamoADecirLaVerdad

domingo, mayo 29, 2016

Increíble, falta una semana para que se acabe toda la lanzadera de barro mutua, natural de una segunda vuelta así de reñida. O vamos, ¿alguien en verdad se creyó que el Pedro Pablo Kuczynski -que en 2011 alentaba a votar por Keiko Fujimori- repentinamente ha descubierto que es la hija de Alberto Fujimori?

Pero en todo este "memorex" masivo sobre lo que fueron los 90s -que no es mi deseo en este post el hacer un balance- me quedo pensando sobre cuán bien se han acomodado los más serviles periodistas en su tránsito a la democracia. Y hoy, claro, desde ahí pontifican.

En días en los que se investiga el pasado hasta del traductor al lenguaje de señas de un debate electoral, convendría hacer un chequeo de los "líderes de opinión" que hoy habitan con comodidad nuestros medios y nuestras redes sociales.

¿Y esos directores de noticias de medios televisivos que cocinaban junto al Servicio de Inteligencia Nacional los psicosociales? ¿No están acaso algunos de ellos a cargo de importantes programas en la televisión de nuestros días?

¿Y los colegas que sobrepasaron la justicia, que se libraron de la cárcel gracias a los tentáculos de Montesinos en el Poder Judicial? ¿Cómo hacen para seguir denunciando las injusticias sin haber pagado sus deudas?

¿Y los directores de panfletos que en su momento llenaban de calumnias a los opositores del régimen y hoy llenan sus cuentas en redes sociales denunciando la "guerra sucia" de Keiko Fujimori e incluso enseñan periodismo?

¿Y los que sirvieron como empleados de confianza de Alberto Fujimori? ¿Y los que asesoraron al fujimorismo y hoy disparan contra él desde sus blogs?

¿Qué hay de ellos? Porque en medio toda esta ira "antifujimorista" veo a muchos compartiendo las "denuncias" de toda esta gente que una vez, sin dudar y -peor- sin haber pedido disculpas jamás, sirvieron pasionalmente al fujimorismo en los 90s.

Y si hacemos un ejercicio de memoria mayor. ¿Cómo quedamos con aquellos que sirvieron sin dolor a la dictadura de Velasco y que hoy pontifican sobre la democracia?

Vamos pulpín. Googlea al periodista de tu antojo, tu favorito, tu profesor o profesora incluso, solo para que estés seguro de lo que hacía en los 90s. Y digiere sus anticuchos.
Si vamos a hablar de "fujimontesinistas"... ¿y los periodistas qué?
10:12 p.m.

Si vamos a hablar de "fujimontesinistas"... ¿y los periodistas qué?

viernes, mayo 27, 2016

Vamos, esto se ha convertido en un todos contra todos. Facebook está de terror: de animal para abajo van los calificativos para el que votará por el contrario. Y no puedo dejar de preguntarme si podremos todos seguir siendo amigos tras emitir nuestros votos.

Si algo aprendí bastante joven en mi vida -gracias, papá- es que los políticos no son nuestros amigos y es peligrosamente probable que muchos no cumplirán sus promesas. Entonces, esta fidelidad ciega, esta campaña gratuita, este "contigo hasta la tumba" que parecemos firmar cada proceso electoral carece de mayor sentido.

No, no les digo que no se involucren en política, solo les pido que entendamos los límites. Y pelearnos con nuestros amigos, prodigar calificativos ofensivos, entre otros, no es provechoso. "Nuestros" candidatos no nos van a querer más, no nos darán una medalla al mérito.

¿Perder nuestros amigos para que gane "nuestro" candidato? No creo que valga el precio a pagar.

Manténganse en campaña, sí. Defiendan aquello en lo que creen. Pero no maten, ni con las armas ni con las palabras.

Ni se resientan hasta el odio si su amigo decide, sencillamente, que votará por la otra alternativa. El 6 de junio el planeta -Dios quiera- seguirá girando y nosotros trabajando (o estudiando, o lo que sea que estemos haciendo). Y definitivamente querremos que nuestros amigos -aunque políticamente discrepantes- sigan ahí.

Foto: ANDINA/Oscar Farje.
¿Podemos seguir siendo amigos después de las elecciones?
7:35 p.m.

¿Podemos seguir siendo amigos después de las elecciones?

viernes, abril 29, 2016

El asunto de los supuestamente ministeriales "sueldos" de los obispos peruanos es no solo una de las más bajas mentiras anticlericales en Perú, sino que evidencia dramáticamente el sesgo ideológico y la poca a nula investigación de la prensa cuando sobre la Iglesia se trata.

Me explico. Gracias a la Ley de transparencia y acceso a la información pública -y su aplicación bastante eficiente en los servicios estatales- conocer exactamente las asignaciones del Estado a los obispos y sacerdotes peruanos no es exactamente la búsqueda de la fórmula secreta de Coca Cola.

Pueden leer también mi post previo: ¿En verdad los obispos peruanos ganan sueldos de ministros de Estado?

Se los digo por experiencia. Un correo electrónico de consulta y una rápida búsqueda en el sistema de documentación del Ministerio de Justicia -del que depende la Dirección de Asuntos de la Iglesia Católica y ya está. Ahora tengo a mano el detalle de cuánto recibirá cada Arzobispo, Obispo, sacerdote e incluso párroco peruano durante este año (el PDF completo, al final del post).

Nada difícil, ultra secreto, de carácter confidencial. ¿Por qué no hizo esto en todos estos años ningún medio de comunicación o periodista de investigación, de aquellos que les encanta repetir la mentira de que el Cardenal Juan Luis Cipriani recibe sueldo de ministro (a saber, 35 000 soles o 10 666 dólares) o que los arzobispos reciben sueldo de viceministro, pocos miles menos que el Cardenal?

Así, de acuerdo a la información oficial del Estado peruano, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani, recibe una asignación mensual de 1 419 soles (poco más de 432 dólares). Los otros seis arzobispos del Perú reciben al mes, cada uno, 923 soles (281 dólares).

Los 19 obispos que hay en el país y los 10 prelados reciben, cada uno, 692 soles al mes (210 dólares). La misma cantidad reciben los obispos eméritos.

Por su parte, 228 párrocos del Perú reciben 91 soles (27,7 dólares) mensualmente.

Otro detalle a considerar es que los 2 millones 603 mil soles de presupuesto estatal destinado a la Iglesia Católica -que no ha aumentado un solo centavo desde 2012- no son destinados únicamente a las asignaciones al clero.

Cada una de las arquidiócesis, diócesis y vicariatos apostólicos recibe mensualmente para "mantenimiento y reparación" mil soles (sinceramente, ¿eso alcanza para reparar algo?). Hay otra partida destinada a los seminarios y una de 54 mil soles (16 mil 400 dólares) para las becas Landázuri Rickets.

Pero, ¿por qué el Estado debería darle siquiera un centavo a la Iglesia Católica? Ya lo explicaron los obispos hace mucho: "Esta asignación no es discriminatoria con otras confesiones religiosas, porque la Iglesia Católica durante la lucha por la Independencia y la Guerra del Pacífico entregó objetos de gran valor para apoyar económicamente al Perú en ambas campañas. Además durante la vida republicana fueron confiscados bienes urbanos y rurales de la Iglesia que ahora son del Estado y de las Beneficencias Públicas del país".

Bien, ahora el documento. Provecho y servido.
¡Ya sé cuánto reciben del Estado los obispos y sacerdotes de Perú en 2016!
8:14 p.m.

¡Ya sé cuánto reciben del Estado los obispos y sacerdotes de Perú en 2016!

miércoles, marzo 30, 2016

¿Es verdad que el Cardenal Cipriani gana 35 000 soles? ¿Es verdad que el Estado peruano gasta más de 2 millones de soles en sueldos de obispos?

Internet debería ser fuente del conocimiento universal, pero pareciera que nos ha hecho a muchos más perezosos e incapaces de indagar un poco más. Por el contrario, cada día se multiplican los “trolls” –con frecuencia a sueldo– dispuestos a llenar de mentiras al rival de turno.

Y el más frecuente enemigo de ese falso progresismo del que se juran abanderados la izquierda y el liberalismo es la Iglesia Católica.

Uno de los casos que aún dan vueltas, a pesar de haberlo desmentido claramente en este blog (citado en Wikipedia, para el caso) es el de que el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani, supuestamente dijo que los derechos humanos eran una cojudez.

Han difundido esa mentira el premio Nobel de literatura Mario Vargas Llosa, el caricaturista Heduardo, el sitio web informativo gay SinEtiquetas, entre otros.

La desinformación en su momento alcanzó, lamentablemente al Obispo Emérito de Chimbote, Luis Bambarén.

Como ese mito, muchos otros. Y en esta ocasión, toca abordar el del supuesto dineral que, dicen, recibe la Iglesia Católica en Perú a manos del Estado.

No es necesario escarbar demasiado para encontrar una contundente aclaración de la Conferencia Episcopal Peruana ¡del 2002! Eso para que vean que estos ataques laicistas no son exactamente una invención nueva. Es un refrito, y el aceite en el que se cocina una y otra vez esta misma falsedad ya está bastante negro.

En esa ocasión, los obispos peruanos fueron dramáticamente claros: “el personal eclesiástico no recibe un sueldo, sino una asignación mensual, sin otros derechos como aguinaldos o vacaciones”.

¿De dónde sacan las abultadas cifras para mentir sobre la Iglesia? Érase una vez un decreto supremo firmado por el ex presidente Alberto Fujimori en 1991. Este, aclararon los obispos a inicios del nuevo milenio, “nunca se ejecutó y jamás el personal eclesiástico recibió los montos asignados en dicho Decreto Supremo”.

“El D.S. asigna al Cardenal Arzobispo Primado S/. 35,000 nuevos soles y sólo recibe S/. 1,329 nuevos soles; a los Arzobispos S/. 25,600 nuevos soles y sólo reciben S/. 900.00 nuevos soles; a los Obispos S/. 15,000 nuevos soles y sólo reciben S/. 692.47 nuevos soles; a los Vicarios Generales S/. 5,000.00 y sólo reciben S/. 230.83 nuevos soles; a los Cancilleres S/. 2,400 nuevos soles y sólo reciben S/ 90.00 nuevos soles”.

Eso era, claro, en 2002. Ustedes dirán: Hombre, eso debe haber cambiado significativamente en estos 14 años.

Bien, como les decía esta acusación aparece cíclicamente y surgió una vez más allá por 2014. En esa ocasión, el Cardenal Cipriani dio una cifra que nos puede ser muy útil: “La propina, porque es una propina, que recibe el cardenal es S/.1,423”.

Es decir que entre 2002 y 2014 (12 años), la asignación del Cardenal solo aumentó en 94 soles, un 7 por ciento.

Como referencia, en 2002 el sueldo mínimo vital de Perú era 410 nuevos soles y en 2014 fue de 750 soles, un incremento del 82.9 por ciento. El 30 de marzo de 2016, el presidente Ollanta Humala subió el sueldo mínimo en cien soles.

(Actualizado el 01/04/2016) Aún más, el 1 de abril de 2016, el Cardenal Cipriani señaló que el Estado "no nos regala plata". "Hoy día lo miré antes de salir de casa. Yo recibo una limosna -porque así lo considero. No es ni planilla ni tiene seguro ni es estable. (Son) 1419 soles".

Es decir, del 2014 al 2016, la propina o limosna para el Cardenal Cipriani se ha reducido en 4 soles.

Mientras preparaba hoy esta nota para ACI Prensa, me comuniqué con el Ministerio de Justicia. En la actualidad los arzobispos reciben alrededor de 970 soles al mes, los obispos 692 y los sacerdotes 91 soles. (Fin del texto actualizado)

Y luego viene seguramente la pregunta: ¿y por qué tenemos que darle una “asignación” o como se llame a la Iglesia con nuestros impuestos? ¿Y por qué a ellos sí y a otros cristianos no?

Nuevamente, ya en 2002 la Iglesia lo explicaba con total claridad: “Esta asignación no es discriminatoria con otras confesiones religiosas, porque la Iglesia Católica durante la lucha por la Independencia y la Guerra del Pacífico entregó objetos de gran valor para apoyar económicamente al Perú en ambas campañas. Además durante la vida republicana fueron confiscados bienes urbanos y rurales de la Iglesia que ahora son del Estado y de las Beneficencias Públicas del país”.

“Una forma de compensar en justicia a la Iglesia desde el comienzo del siglo pasado es la ‘Asignación’ que venía recibiendo y ha sido amparada por el Acuerdo suscrito por la Santa Sede y el Estado Peruano (Decreto Ley # 23211) en su artículo 8°. Eminentes juristas han estimado que la subvención estatal representa un modo de compensación, al que la potestad civil se obliga legalmente”.

Hay quienes se han escandalizado porque esta compensación suma, al año, 2 millones 603 mil soles. Si se mira con algo más de profundidad entre los documentos correspondientes, se puede notar que esa cifra no ha cambiado en un solo centavo entre 2012 y 2016.

Resulta interesante destacar que la partida para Comunidades Nativas / Comunidades Campesinas, del Ministerio del Ambiente, subió progresivamente año tras año de 2 millones 70 mil 736 nuevos soles en 2013 a 5 millones 900 mil soles en 2016. Un aumento del casi 185 por ciento en su presupuesto en solo tres años. Y no veo una sola queja al respecto.

Pero entonces, ¿a dónde van esos 2 millones 603 mil soles? ¿Directamente a los bolsillos de obispos y curas? Otro documento del gobierno aclara mucho mejor el panorama.

El Informe de Seguimiento Anual 2015 del Plan Operativo Institucional del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos detalla los ítems a los que se destina el dinero para la Iglesia Católica.

A saber, en 2015:

1. Se otorgó 12 subvenciones mensuales (1 por mes) para seminarios.
2. Se otorgó 10 becas mensuales en el Seminario de Santo Toribio
3. Se otorgó las subvenciones mensuales de mantenimiento y reparación para las 44 Jurisdicciones Eclesiásticas.
4. Legalización de 5,779 documentos migratorios del personal al servicio de la Iglesia Católica.
5. Se otorgaron las 1,052 subvenciones mensuales al personal de la Iglesia y de Coordinación Administrativa y pensiones a Obispos Dimisionarios.

Así las cosas, queda claro que los obispos y sacerdotes católicos no son adinerados ni viven como príncipes.

La información aquí contenida queda aún pendiente de seguirse ampliando. Pero ya ven que, como dijo el Señor, “el que busca, encuentra”. Y no es necesario nada más que un poco de sana y productiva curiosidad.

FOTO: Conferencia Episcopal Peruana.
¿En verdad los obispos peruanos ganan sueldos de ministros de Estado?
3:09 a.m.

¿En verdad los obispos peruanos ganan sueldos de ministros de Estado?