lunes, junio 29, 2015

Foto: Flickr Daniel G.

Les han estado contando una escandalosa mentira, amigo y amiga simpatizante de la causa LGTB* a falta de otra mejor: Los que nos oponemos al mal llamado "matrimonio" gay no somos una pandilla de "homofóbicos" que queremos ver asesinados a todos los homosexuales del planeta y detestamos todo lo que un gay toca.

Y te animo a leer este post escuchando el Greatest Hits II de Queen, con el playlist de Spotify insertado al final. Muy buen compilado.

Vuelvo al punto. No, quienes nos oponemos al matrimonio gay no lo hacemos -no la mayoría, al menos- sobre la base del odio a los homosexuales. No odio a las personas con atracción al mismo sexo. Las amo y las respeto como a todo ser humano. Algunas me caen mejor, otras peor, como nos pasa con todos.

No ando promoviendo "patadas" para sacar del clóset a gays "enemigos", como lo hace el director del movimiento homosexual de Lima (MHOL) Gio Infante. Sí, y se supone que el MHOL defiende a los homosexuales de las agresiones "homofóbicas".


Escucho a Queen. Es más, me fascina Queen. ¿Que Freddie Mercury era gay? Ya, ¿y? No lo hace más ni menos genial. Es, de lejos, uno de los más grandes vocalistas de la historia del rock. Lo mismo con Oscar Wilde, uno de mis escritores preferidos.

Un necesario paréntesis aquí es que Oscar Wilde, según el testimonio de su amigo, el también homosexual Robert Ross, murió convertido al catolicismo, bautizado y tras recibir la extrema unción.

En fin. Lo lamento amigo lleno de etiquetas, no encajo en tu casilla "homofóbico".

Pero, si no tengo problemas con los homosexuales... ¿cómo es que no le pongo a mi foto de perfil el filtro de colores de la falsa bandera del Tawantinsuyo y no celebro la sentencia de la Corte Suprema de Estados Unidos?

A esto quería llegar, y gracias por acompañarme hasta aquí:

1. ¿#LoveWins? No, para la ley el matrimonio no se trata de amor.

Sí, yo me he casado porque amo a mi esposa. Y fue un camino de discernimiento el que emprendimos para tomar una decisión que ante Dios es para toda la vida. Pero para el Estado (en este caso el peruano, que es laico), el amor no es algo que tenga un peso para permitir o no permitir el matrimonio. Disculpa que te parta el corazón, pero el alcalde -o su representante- jamás te pregunta "¿amas a tu cónyuge?". Así que el matrimonio no es un "derecho" del amor, sencillamente porque el amor no está legislado.

2. Entonces ¿qué le interesa al Estado sobre el matrimonio?

El matrimonio, institución anterior a la existencia misma del Estado, es donde se gestan y se educan los nuevos ciudadanos de un pueblo porque hombre y mujer, cuando se unen, pueden procrear (biología básica). El interés del Estado de proteger los matrimonios, con las leyes respectivas, es velar porque estos nuevos ciudadanos nazcan y crezcan en la cultura del pueblo. De otra forma, mientras no cometan delitos o no signifique extraerles impuestos, al Estado no le interesa para nada lo que dos personas hagan en común, desde jugar casinos hasta...

3. Pero deben tener los mismos derechos que gozamos todos...

Y los tienen, absolutamente todos. ¿Quieren un derecho a casarse? También lo tienen. Como todos los peruanos varones pueden casarse con una mujer, como todas las peruanas pueden casarse con un hombre. Porque el matrimonio, creo que ya está claro, es una institución conformada por un hombre y una mujer.

Con el proyecto de "unión civil" -a todas luces un "matrimonio" gay encubierto- ellos pretendían incluso fomentar desigualdades: nacionalidad automática para la pareja homosexual tras la realización de la unión, cuando esto no ocurre ni con los matrimonios, solo por citar un ejemplo.

4. No existe un "derecho humano" al matrimonio gay.

No existe ni en la convención de derechos humanos, ni en tratado internacional firmado por Perú, ni en resolución alguna de la Asamblea General de la ONU. ¿Cómo podría ser un derecho humano algo surgido de una preferencia sexual y no de la misma naturaleza humana?

5. Si se admitiera este "derecho al amor", bajo la misma lógica todo vale...

Ya que el tema sería la "inclusión", si el Estado debe casar a todos los que manifiesten amarse, ¿por qué solo un hombre con otro hombre o una mujer con otra mujer? ¿Por qué no tres, o cuatro? ¿Por qué no diez, si es que aseguran amarse todos?

Y no solo lo limitaríamos a números. Total, ¿quién podría definir qué es el amor y a qué se puede amar en una sociedad en que "todo es relativo"?

Así, espero que te quede claro: Sí, quienes nos oponemos al "matrimonio" gay tenemos razones lógicas, bien argumentadas, bien sustentadas y no basadas en el odio a un ser humano por la preferencia sexual que tiene.

*Siglas de "lesbianas, gays, transexuales, bisexuales". Se han añadido recientemente la I y la Q, de "intersexuales" y "queer". Les queda un abecedario por delante.




Escucho Queen y leo a Oscar Wilde pero no, no apoyo el matrimonio gay
12:01 a. m.

Escucho Queen y leo a Oscar Wilde pero no, no apoyo el matrimonio gay

sábado, mayo 09, 2015

Así lucía el malecón de Buenos Aires en noviembre de 2011 en una foto que me remitió Aibel Melgar.

Yo he visto cómo lo que era antes un -descuidado, eso sí- boulevard frente al mar se convertía en escombros, rocas y desmonte en Buenos Aires. He visto cómo a las 10 de la mañana la gente seguía sacando el mar de sus casas con balde en mano. He presenciado los esfuerzos desmedidos por salvar sus propiedades frente a la furia del mar... en 2011.

Por azares del destino, la segunda mitad de 2011 me encontró trabajando en Diario Correo en Trujillo. Estaba a cargo, la mayor parte del tiempo, de la página central.

En esos días visité Buenos Aires, probablemente la playa más afectada por la erosión costera, una y otra vez. Y cada día era peor que el anterior.

Llegó un momento en que, entre rocas, sacos de arena y las casas al borde del colapso, la zona parecía afectada por una guerra.

Para los vecinos de Buenos Aires la playa ya no era siquiera un sueño, lo de ellos era esperar que la siguiente madrugada no los sorprenda nadando en sus propias habitaciones.

Entonces llegó el viceministro de transportes, Antonio Chang, a participar de una mesa de alto nivel, con todos los involucrados y unos asesores españoles contratados para encontrar la solución definitiva.

Y se las dieron: Había que enarenar las playas. A camionadas, con dragas, con lo que sea. Enarenar. Hasta había un presupuesto.

Pero entonces nadie quería cargar el problema. Los congresistas responsabilizaron al gobierno regional y el presidente regional responsabilizó a los congresistas.

Las dragas que prometió el entonces presidente Alan García nunca cumplieron su misión.

Cuatro años después, veo una vez más las quejas por el oleaje. Otra vez las playas en peligro. Nuevamente las calles de Buenos Aires inundadas.

En su oportunidad, el gobierno aprista con todo a su favor -presidente del país y presidente regional- no hizo nada a favor de las playas trujillanas. ¿Queda esperanza de acción con un gobierno nacional de salida y a puertas de elecciones?

¿O serán, inexorablemente año a año, arrasadas por las olas del olvido?
Las playas trujillanas y las olas del olvido
12:49 p. m.

Las playas trujillanas y las olas del olvido

viernes, enero 30, 2015

A puertas de que Michelle Bachelet cumpla su promesa de precipitar la caída de Chile en las garras del aborto, la campaña #NadieSobra ha lanzado un video que literlamente hace polvo los mitos con los que se intenta instaurar esta práctica asesina.

No lo podría explicar mejor, así que antes del video solo insistiré en que ni en Chile ni en ningún país del mundo... ¡Nadie sobra!



¿Quieres saber más sobre la campaña Nadie Sobra? Acá está su página de Facebook.



El aborto no es solución: En Chile #NadieSobra (ni en ningún otro país)
11:02 p. m.

El aborto no es solución: En Chile #NadieSobra (ni en ningún otro país)

Foto: Captura de pantalla de sitio web de Movistar Perú.

En Perú, el panorama de los servicios de telefonía e internet domiciliaria no es exactamente alentador, sino más bien deprimente.

Luego de apenas dos meses en Lima, hace casi dos semanas decidí darle una segunda oportunidad a Movistar para contar con sus servicios. La primera vez tardaron tanto, y dieron una excusa tan incomprensible para no cumplir, que terminé pactando con Olo.

Y no es que Olo sea malo, que no lo es. Pero resulta más caro, y sin teléfono fijo. Aunque... ¿quién encuentra utilidad en un teléfono fijo en estos días?

"Confiaba en que pudieran resarcir su error. Vamos, tan malos no podían ser. Pero me equivoqué".

Así, a unos días de que concluyera mi mes con Olo y tuviera que recargar -sí, para bien y para mal Olo funciona como un teléfono "prepago"- decidí darle una nueva oportunidad a Movistar. Confiaba en que pudieran resarcir su error. Vamos, tan malos no podían ser.

Pero me equivoqué.

Aunque pedí el servicio unos días antes, mi solicitud a Movistar fue ingresada el 19 de enero, con un plazo de instalación de siete días calendario. Hasta ahí, sin mayor drama. Ya conozco ese procedimiento.

Me llaman y me ofrecen instalarlo el 21. Nunca llegaron. El 23 me llama al celular una robótica voz, y me indica que marque 1 si quería que servicio técnico me atendiera al día siguiente. Presioné 1, y la voz de autómata ofreció que me llamarían en el transcurso del día. Nada.

Los llamo yo, les explico la preocupación. "Estamos dentro del plazo de los siete días calendario", es el speech que repiten una y otra vez los representantes de atención al cliente. El sistema, dicen, no les da ninguna opción a reportar un incidente hasta que hayan pasado los siete días.

¿Y si al séptimo día no llegan? Que los llame nuevamente.

Lunes 26 de enero. Séptimo día. 8:30 p.m. No llegó ni llamó nadie de servicio técnico. Los llamo yo.

La señorita al otro lado de la línea se muestra comprensiva, quizás ligeramente avergonzada. Me pide disculpas por el inconveniente y me garantiza que en dos días -el miércoles 28- a las 10 a.m. me instalarán el servicio. Con algo de ilusión, acepto.

El miércoles 28 no llegó nadie ni llamó nadie. Los llamo yo. Un tipo más fresco que una lechuga me dice algo parecido a "en Movistar ponemos plazo de instalación de 7 días porque somos buenos, pero OSIPTEL (Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones) nos da 15 días de plazo, así que espere nomás". Palabras más, palabras menos, ese fue el mensaje.
Insistí. Me aseguraron que en el transcurso del día personal de servicio técnico me llamaría. ¿Adivinan? Nada.

Paréntesis: El 27 se había cumplido el contrato con Olo, así que tuve que recargar el servicio.

Llamo en la mañana del 29. El tipo ve el caso. Me dice que va a presentar un reporte. Le indico que el reporte está presentado desde la noche del 26 de enero. Repite el discurso un par de veces. Le insisto cada vez más ofuscado.

Entonces el sujeto "encuentra" una observación de servicio técnico. La zona está saturada, y no puede darme una fecha de instalación. Que espere.

Para entonces, OSIPTEL -con una pronta atención en Twitter- me había dicho básicamente que me deje de vainas y que presente mi reclamo formal, y me facilitó todo un asistente online para crear mi reporte.
Paréntesis #2: OSIPTEL, si el reporte se pudiera enviar digitalmente desde su web y no tuviera que imprimirse, firmarse, y entregarse físicamente, todo sería aún mejor.

Llamo una vez más a Movistar, esta vez para pedir algunos datos para el reporte que iba armando con la asesoría de OSIPTEL. El sujeto que me atiende esta vez me dice (¿recién? ¡es el día 10!) que no me podrán instalar el servicio que porque la zona está saturada, que disculpe.

No te he llamado por eso, necesito tal y tal dato porque estoy presentando mi reclamo vía OSIPTEL. Me dio uno de esos datos, el otro, el código de reclamo -que yo ya tenía anotado de una llamada anterior, pero quería validar- no me lo podía dar, según él, porque no le aparecía en el sistema. Que vaya a la oficina de Movistar, me dijo. Gracias por nada.

También los anduve presionando por Twitter. Aquí algunas de sus respuestas, muy parecidas a las telefónicas:


Así las cosas, Movistar se da el lujo de despreciar clientes. ¿Tan bien está la cosa?

Se necesita más competencia para internet domiciliaria. Con urgencia. Eso, o el milagro de que Movistar y Claro comiencen a respetar y valorar a sus clientes más allá de los anuncios publicitarios.
Movistar: El desprecio al cliente como política empresarial
2:07 a. m.

Movistar: El desprecio al cliente como política empresarial

domingo, enero 25, 2015

El mito está muerto: El matrimonio no es un sacrificio de la libertad, no es una renuncia a la aventura eterna. Todo lo contrario, es la plenitud de esto y mucho más, de la vida misma.

Un día como hoy, en 2014, dije que sí ante Dios. Dije que mi vocación estaba clara y que Fiorella era la mujer de mi vida. Y ella admitió -se lo dije, se lo dije, je- que yo era el hombre de su vida.

En la salud y en la enfermedad, en lo bueno y en lo adverso, por todos los días de mi vida.

Gracias Fio. Gracias por decir que sí también. Gracias por cada día a mi lado. Gracias por, de la mano de Dios, hacer absolutamente plena mi vida.

Un enamoramiento en circunstancias imposibles es ahora un matrimonio seguro y que se renueva, con mucha alegría, cada 24 horas. Un reto cotidiano por servirte cada día mejor, porque mi amor cada vez sea más claro y fino, por ser cada día más perfecto para ti.

Así como tú lo eres para mí.

Permíteme seguir sirviéndote y esforzándome por ser el mejor esposo del mundo por el resto de mis días. Porque el hombre más feliz del mundo ya lo soy.

Y perdona todos esos segundos del día en que no lo soy.

¡Feliz primer año de casados!
El hombre más feliz del mundo cumple un año de casado
12:00 a. m.

El hombre más feliz del mundo cumple un año de casado

viernes, enero 23, 2015

Amnistía Internacional -organismo que promueve la legalización del aborto como un derecho humano- anuncia, con bombos y platillos: "El Salvador: Indulto para mujer encarcelada por aborto espontáneo, un triunfo de la justicia".

El principal problema con ese titular: Guadalupe Vásquez Aldana, la mujer recién indultada por la Asamblea Legislativa de El Salvador, nunca estuvo presa por el delito de aborto. Además, el crimen de Guadalupe poco tuvo de "espontáneo".

Recoge Sara Larín, coordinadora de la organización pro-vida salvadoreña VIDA SV, de la sentencia a Guadalupe:

"Tenía hemorragia y dijo a sus patrones que tenía la menstruación. La patrona observó que estaba sangrando a las 6 am. A las 13 horas, al ver que continuaba sangrando, le ofreció llevarla al hospital. Carmen Guadalupe se negó. A las 20 horas, fue llevada de emergencia al hospital. Al ser ingresada le mintió al Dr. Julio Brizuela al decirle que su hemorragia había sido provocada por una relación sexual. Al examinarla el médico determinó que había tenido un parto y avisó a sus patronos que había que buscar al bebé. Este fue encontrado sin vida en una bolsa de supermercado, con una faja y sin ropa en una esquina de la cama de Carmen Guadalupe". Información proveniente de la Sentencia nº P0102-34-2008.

Con estos crudos detalles queda más que claro que Amnistía Internacional miente. No se trató de un aborto, sino del delito de homicidio agravado. Como tal figura en su condena de 30 años.

Y así lo reportó en su momento la prensa local. El sitio web elsalvador.com tituló el 4 de febrero de 2008 "Condenan a madre por matar bebé", añadiendo al pie que "la mujer dio a luz, dejó que el niño muriera y ocultó el cadáver en una bolsa plástica". Eso, para Amnistía Internacional, es aborto.

Los otros 16 casos, en los que la presión de Amnistía Internacional y otros organismos promotores del aborto no surtió efecto, se trataron igualmente de mujeres que asesinaron a sus bebés ya nacidos.

Cada uno de esos casos está muy bien documentado por Sara Larín, y pueden revisarlos en este enlace.

Aún así, Amnistía Internacional, y las otras organizaciones que promueven el aborto en El Salvador y en todo el mundo (aló Fundación Ford, International Planned Parenthood Federation (IPPF), International Projects Assistance Services (IPAS), Fundación Heinrich Böll) siguen dándole y dándole como a tambor viejo con la misma mentira.

Así pues, es nuestra responsabilidad que se difunda. Y con la campaña "Indulto por homicidio, no por aborto" se busca alcanzarles la verdad importantes medios de prensa que han caído en la trampa de Amnistía Internacional.

¡A firmar para que se conozca la verdad!http://www.citizengo.org/es/16480-indulto-por-homocidio-no-por-aborto
¿Las 17 de El Salvador?: Las mentiras son el arma habitual del lobby del aborto
12:52 a. m.

¿Las 17 de El Salvador?: Las mentiras son el arma habitual del lobby del aborto